El arma debería ser la palabra

La de Ortega Smith con un garfio en cada mano en la tribuna de oradores del Congreso es una imagen inquietante que seguro que se va a colar en las pesadillas de los diputados. Dado a la teatralidad, el portavoz de Vox quería llamar de esta manera la atención sobre la peligrosidad de los intentos de salto a la valla de Melilla, pero lo que resulta realmente preocupante es que haya podido acceder al hemiciclo con armas. Metidas en el bolsillo las llevaba durante la sesión. Es como para plantearse ir a los plenos con escolta. Como dijo Ana Pastor, que ejercía de presidenta, algunos deberían recordar que allí se usa la palabra. FOTO: Ortega Smith | EFE

El arma debería ser la palabra

Te puede interesar