viernes 19.07.2019

Vecinos de Sigrás instalan cruces negras en la AC-214 para exigir aceras en A Xira

Instan al Gobierno gallego, que dispone del terreno desde hace dos años, 
a iniciar cuanto antes las obras 

Los residentes colocaron cruces en ambos márgenes para denunciar la peligrosidad de la vía a su paso por A Xira y A Casilla
Los residentes colocaron cruces en ambos márgenes para denunciar la peligrosidad de la vía a su paso por A Xira y A Casilla

Una sucesión de cruces negras para exigir aceras en la AC-214, en los núcleos de A Xira y A Casilla. La Asociación de Veciños de Sigrás organizó una concentración en la que, además de corear las mismas consignas que en las últimas protestas, instalaron estos símbolos con la inscripción: “Xunta, Queremos Beirarrúas Xa!” 

Una acción que pretende servir de señuelo para los distintos partidos políticos y para los cambreses, independientemente de su parroquia de residencia, y así “xuntar forzas para a demanda dun servizo fundamental para a poboación”, indicaron desde la Asociación de Veciños de Sigrás, que el pasado verano envió una carta a la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade para saber “cómo estaba o proceso das obras”, apuntaron desde Sigrás.


El Gobierno de García Patiño incidió que los terrenos “xa levan máis dun ano, no caso da Xira, e dous, no da Casilla, en mans da Xunta”, y que “aínda que prometeron xa fai catro anos a obra na Xira, nunca máis se soubo dela”, apostillaron desde Cambre.

Para los responsables municipales, “isto supón un grave perigo e unha tremenda falta de seguridade para os cambreses e cambresas”, por lo que no es una cuestión menor y es necesario  resolver esta situación cuanto antes por la seguridad de Sigrás. 

Compromiso de 2014
En enero, estos mismos vecinos cortaron un carril de  la  AC-214 como medida de protesta y para exigir la construcción de aceras en A Xira y A Casilla, y allí explicaron que es una actuación que llevan años reclamando  y  que  ya  se  comprometió a realizar la Xunta en el mandato del anterior alcalde, Manuel Rivas.  “La  primera  reunión  sobre  esto  fue  con  Rivas  en  enero de 2014 y nos dijeron que quedarían hechas ese año. Y seguimos igual”, indicó entonces el presidente de la asociación, Evaristo Canosa.


“Estamos  en  Sigrás,  a  ocho kilómetros de A Coruña y al lado del aeropuerto, pero en este asunto  estamos  en  el  tercer  mundo”, explicó el directivo, quien adelantó que, de no conseguir que construyan  las  sendas,  tomarán “medidas  más  drásticas  que  un corte de tráfico por un carril”, dada la gravedad de la situación, “peligrosísima”, explicaron desde el Ayuntamiento de Cambre.

Comentarios