miércoles 21/10/20

Reportaje: Un paseo fluvial entre Larín y Barrañán con más de treinta molinos “sin descubrir”

Arteixo impulsará un proyecto para crear una senda fluvial entre A Groba, en Larín, y la playa de Barrañán, un camino que discurrirá pegado al río y en el que existen  32 molinos, aunque todos cubiertos por la maleza y en estado de abandono.

La cascada conocida como Fervenza de A Groba, a menos de un kilómetro del recinto internacional de hípica Casas Novas.
La cascada conocida como Fervenza de A Groba, a menos de un kilómetro del recinto internacional de hípica Casas Novas.

Arteixo impulsará un proyecto para crear una senda fluvial entre A Groba, en Larín, y la playa de Barrañán, un camino que discurrirá pegado al río y en el que existen  32 molinos, aunque todos cubiertos por la maleza y en estado de abandono.
La idea del Ayuntamiento, explica el concejal de Urbanismo, Alberto Castro, es promocionar ese entorno para “dalo a coñecer aos veciños, xa que moitos non saben del e ten moitos atractivos”. Alega que el número de molinos que se encuentran en este itinerario es “excepcional” y que procurarán hacer accesible la zona lo antes posible para que pueda ser disfrutada, ya que actualmente la senda contiene maleza, piedras y troncos de árboles que impiden caminar con facilidad junto al río.
“Os muíños quedaron abandonados desde os anos 50, cando se deixou de ir a moer a eles, e atópanse en estado lamentable, cubertos de silveiras e en ruínas. A intención non é restauralos todos, senón un par deles a modo de mostras, e o resto limpalos e adecentalos”, explica Alberto Castro, quien indica que se rehabilitaría un molino “de cubo” y otro de los normales para que los escolares de Arteixo pudiesen realizar esta ruta y conocer el patrimonio etnográfico del municipio y la historia local. Los trabajos de restauración y de desbroce de estos recintos, apunta el edil, se llevarán a cabo mediante varios obradoiros de empleo.
Castro señala que estas construcciones datan de principios del siglo XX, antes de la Guerra Civil, y pertenecían a familias, que no solo molían su grano, sino que algunas cobraban por dejar moler allí a sus vecinos. “Era a industria que había daquela”, dice el edil.
Un proyecto presentado
El Ayuntamiento ya ha recibido un proyecto para recuperar la zona, que contempla la creación de una senda peatonal y un carril bici a lo largo de los 7,3 kilómetros, además de la utilización de los molinos como espacio cultural en el que puedan intervenir grafiteros y pintores. 
Desde el Consistorio reconocen que este proyecto es inasumible en una sola fase, pero han tomado la idea como referencia para rehabilitar este paisaje olvidado, a pesar de que la ruta comienza en la Fervenza de A Groba, a unos 500 metros de la archiconocida hípica Casas Novas.
Con esta actuación, Arteixo pretende no solo poner en valor un paraje incomparable del municipio, con hasta dos “fervenzas” y gran variedad de especies arbóreas autóctonas, sino luchar contra el sedentarismo y promover la actividad física entre su población. Así, planean llevar a cabo una campaña de promoción desde la concejalía de Turismo para “irlle dando vida á iniciativa”. 
El Gobierno local pretende realizar este año un desbroce del entorno mediante un obradoiro de jardinería y el año que viene crear una senda. En total, prevén una inversión de unos 60.000 euros.l

Comentarios