jueves 26/11/20

Os Caneiros “rescata” del río parte de su esencia para despedir el San Roque

Betanzos nunca olvidará el San Roque 2018. Unas celebraciones centenarias que cierran en el Mandeo. Lo ocurrido el 16 pasará a la historia como una anécdota que los abuelos contarán a sus nietos convencidos de que solo sus “estrellas”,

Betanzos nunca olvidará el San Roque 2018. Unas celebraciones centenarias que cierran en el Mandeo. Lo ocurrido el 16 pasará a la historia como una anécdota que los abuelos contarán a sus nietos convencidos de que solo sus “estrellas”, las de los miles de betanceiros que no están, saben qué ocurrió, por qué su “gigante” decidió quedarse en la García Irmáns, al pie de Santo Domingo.
La segunda romería de Os Caneiros citó a miles de personas, aunque bastantes menos que la primera, la del día 18. Esta es siempre la más concurrida, la de los “asaltos” a la naturaleza y los excesos, que a veces comienzan sin apenas salir del casco urbano, entre Os Ánxeles y San Xiao.
Los del 25, menos visitados, empiezan a ser Os Caneiros del Betanzos más auténtico, el que asoma al Mandeo para presumir de costumbres y rescatar del río la esencia de su romería, la de las comidas a base de “sobras” del San Roque y el San Paio maridadas con el “viño roxo” al que cantó Nononeyra, y compartidas en las barcas, a la sombra de los árboles o en las “brañas”, en cualquier punto entre la ciudad y el campo de la celebración, en Coirós.
El balance de una tarde de “troula” sin incidentes de consideración se redujo a dos traslados por un golpe y una intoxicación etílica, según informaron desde Protección Civil de Betanzos.
Mientras, Bergondo se volcó con el Guísamo Folk que, a punto de alcanzar las veinte ediciones, se consolida como una de las citas más importantes de Galicia.

Guísamo Folk y Curruncheiros
La organización se empleó sin descanso desde mediodía y durante la tarde, los más pequeños disfrutaron con los talleres y las actividades lúdicas dispuestas para ellos en el Campo da Feira de Guísamo. Los conciertos congregaron a cientos de personas en el mismo espacio, desde las 21.00 en que actuaron Alén do Mar, hasta casi la madrugada, con Sés, quien antes había tomado el relevo de Treixadura.
Sada, por su parte, se entregó un año más a sus Xogos Curruncheiros. Un original encuentro organizado por distintas peñas sadenses y coordinado por la Asociación Eres de Sada si que inundó de música y alegría el centro del municipio desde las 11.00. En cada prueba, los equipos, debidamente “uniformados”, pusieron a prueba su ingenio y sus habilidades, tanto en los arenales como en las calles y O Curruncho. l

Comentarios