Los vecinos del Ventorrillo solicitan mejoras de seguridad vial en el barrio

Cruce entre la calle de Monasterio de Caaveiro y la calle de Peñamaría de Llano | patricia g. fraga

La Asociación de Vecinos del Ventorrillo, tras una petición de residentes del barrio, han solicitado al Ayuntamiento mejoras en la seguridad vial a la altura de la calle de Monasterio de Caaveiro, 14, junto al cruce con la calle de Peñamaría de Llano.


La petición, ya comunicada a la concejalía de Movilidad y ahora presentada por registro, busca evitar el aparcamiento en doble fila en la curva de Peñamaría de Llano. Además, instan al Gobierno local a pintar un nuevo paso de peatones en el número 14 de Monasterio de Caaveiro, desde el parque infantil, para reducir la velocidad de los coches en dirección al Ágora, “ya que el límite de 30 kilómetros por hora no se respeta”, tal y como comenta el secretario de la entidad vecinal, Aníbal Rodríguez.


Este paso de peatones, además, facilitaría el paso de los niños que caminen en dirección al colegio de María Barbeito desde la zona de las Casas de Franco, “sin tener que ir hasta el peligroso cruce que hay junto a una marmolería y congelados”.


Sobre el aparcamiento en la curva, el portavoz de los vecinos dice que, el hecho de que exista la doble fila, “los peatones se encuentran tapados por esos vehículos al cruzar”.


Alumbrado

Otra de las demandas de la asociación se traslada hasta la calle de Jaime Hervada, donde, a la altura del número once, denuncian que no hay suficiente alumbrado público para las personas que viven en este bloque de viviendas.


“El único punto de luz más próximo sería el que está en el otro lado de la calle, pero no ilumina el portal por las noches, con el incremento de la sensación de inseguridad que conlleva”, relata Aníbal Rodríguez. Por ello, ya han pedido al Ayuntamiento que hagan todo lo posible para adaptar algún tipo de foco en la fachada o la colocación de otra farola.


La comunidad de vecinos de este edificio solicitó por primera vez este arreglo en el año 2019, cuando se presentó por registro en el Ágora.


Por otra parte, desde el parque infantil de Salvador de Madariaga, algunos padres y madres han requerido la instalación de nuevos elementos para los más pequeños, y es que, tal y como explican, a día de hoy “está desangelada y no se utiliza”. Las familias comentan que este parque está desaprovechado, sobre todo en su zona baja.

Los vecinos del Ventorrillo solicitan mejoras de seguridad vial en el barrio

Te puede interesar