La sede de Cruz Roja afronta unas reformas para mejorar su accesibilidad al público

El entresuelo ha sufrido una gran reforma | quintana

La histórica sede de la Cruz Roja afronta unas reformas, que comenzaron el año pasado, y que tienen como objetivo mejorar su accesibilidad, instalando las oficinas de atención al público en la planta baja, mejorando la seguridad e instalando pantallas digitales informativas, demás de una nueva entrada principal. Como explicó la coordinadora provincial, Carmen Reigía, se trata de que los usuarios no tuvieran que subir varios pisos para poder tener acceso a las oficinas. También se ampliará la sala de teleasistencia. Todavía no hay fecha de finalización de las reformas, y parte de los servicios se han reubicado de forma temporal en los pisos superiores, incluido el de teleasistencia.


Tanto Reigía como Marcos Rodríguez, secretario provincial, destacaron la labor realizada durante los dos últimos años, en los que han tenido que hacer frente a la pandemia en un esfuerzo concertado con las administraciones públicas. Solo en A Coruña se ha atendido en estos dos años a diez mil personas más de lo normal, hasta llegar a las 22.000.


También se han entregado más de seis mil tarjetas básicas de la Xunta para que los beneficiados puedan tener acceso a productos esenciales.


Ayer se cumplían dos años del primer decreto del estaod de alarma debido a la pandemia, así que la sede recibió la visita de la alcaldesa, Inés Rey, y de la concejala de Bienestar Social e Igualdad, Yoya Neira. Ambas recorrieron las instalaciones, observando las mejoras realizadas y agradeciendo su trabajo al personal de la asociación, así como á presidenta provincial, Mercedes Casanova, y a la coordinadora provincial.


Rey recordó “o traballo que levaron a cabo desde o minuto un, coa posta en marcha do albergue para persoas sen fogar no Palacio dos Deportes e os pabellóns da avenida da Habana, chegando a estar ao 100 % de capacidade”.


También destacó que el Ayuntamiento apoya a la entidad con convenios e programas que alcanzan el medio millón de euros anuales.


Con este espíritu de colaboración esperan poder hacer frente a la nueva crisis que ha traído el conflicto de Ucrania y la llegada de refugiados. 

La sede de Cruz Roja afronta unas reformas para mejorar su accesibilidad al público

Te puede interesar