La sardina se instala en los cinco euros por kilo a falta de nueve días para San Juan

Óscar Perrone muestra las sardinas en venta en la plaza de Lugo | patricia g. fragA

Todos los indicadores en A Coruña recuperan los síntomas del San Juan prepandemia, desde la normalidad en las relaciones sociales a los hábitos de ocio o las hogueras en la playa. Pero a medida que se acercan los días el olor y regusto de la sardina impregna el paladar de los coruñeses, que acuden ceremonialmente a los mercados para el mayor abastecimiento del año. Una recuperación precisamente de ese hábito es lo que se anhela en los mercados municipales, después de dos años amargos y sin la sensación real de celebración.


Acompaña de momento un precio que, lejos de dispararse de la mano de las previsiones festivas, se mantiene todavía por debajo de los precios del 2019, el último precedente libre de covid-19. A nueve días vista, la sardina se instalaba en los cinco euros el kilo, uno por debajo de la media de hace tres años, cuando finalmente se alcanzaron los 12 euros. La previsión para este 2022 se sitúa entre los ocho y los diez como máximo dentro de los márgenes del 2021.


Todos los puestos de pescado de la plaza de Lugo recibían a primera hora de ayer a los compradores con una generosa cantidad de sardina en primera línea de parrilla. Óscar Perrone subraya en su puesto no solamente la cantidad, sino también la calidad de un producto cuyo precio no ha experimentado una subida desde el pasado mes de mayo: “Ya viene grande y con grasa, que es lo que la hace rica; hay más cantidad y está buenísima”. De momento no se registra un alto índice de encargos. Y es que más próxima la fecha, menos margen para el congelado, algo que solo de nombrarlo hace estremecerse a María Eugenia, de Mariscos Longueira. “Vale la pena pagar ocho o diez euros por una sardina fresca, que para comer congelado ya tenemos todo el año”, explica la pescadera, que de todos modos confía en un incremento contenido del precio a medida que se acerque la fecha límite.


Exactamente el mismo sentir transmite el mercado de Elviña Aurora, responsable de la pescadería homónima. “Non recomendo conxelar”, advierte con el género diez céntimos todavía por debajo de los cinco euros. De momento, las reservas no son significativas y prefiere no hacer quinielas sobre el precio límite, aunque espera que no pase de los diez euros.

La sardina se instala en los cinco euros por kilo a falta de nueve días para San Juan

Te puede interesar