El Mitma sopesa hacer cambios en el proyecto de la pasarela de Pedralonga

Los vecinos sugieren eliminar el tramo en zigzag de la derecha para que la rampa lleve directamente a la puerta del centro comercial | pedro puig

 El 22 de septiembre del año pasado, se puso la primera piedra de la pasarela de Pedralonga, que unirá los barrios de EIrís y Palavea, separados por la avenida de Alfonso Molina. Fue un acto simbólico: cinco meses después, las obras no han comenzado. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno consideran que no existe retraso, dado que sí se han hecho algunos trabajos preliminares. Pero una de las razones por las que no se han comenzado la obra en sí es porque el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) estaba estudiando las modificaciones propuestas por los vecinos, que a priori mejora el proyecto original. Sin embargo, aseguran que las obras comenzarán pronto, en unas semanas, ya sea con el proyecto original o con las modificaciones de los vecinos incorporadas.

Como el contrato ya se ha licitado, la constructora no tiene por qué realizar estas modificaciones, pero desde la Subdelegación tienen esperanzas de que así sea porque permite, a priori, solucionar algunos problemas, sobre todo los relacionados con las conducciones de tuberías subterráneas (no hay que olvidar que el conducto principal de Emalcsa pasa frente a Alcampo). “Si al final resulta una mejora que ahorra tiempo y esfuerzo, la empresa estaría encantada”, señalan las mismas fuentes. Además, no es tan inusual ejecutar cambios sobre la marcha. Algo parecido ocurrió con las obras de Sol y Mar, en Oleiros, que siguen en curso.

El cambio fue presentado en mayo de forma conjunta por la asociación de vecinos de Pedralonga, la “Uxío Carré” de Eirís y “Os nosos lares” de Palavea. Sin embargo, el Mitma ya adjudicaba ese mismo mes e proyecto, y en julio el BOE formalizaba el contrato, sin tiempo para incorporar la sugerencia vecinal.

La idea, que fue presentada en un papel firmado, consistía en cambiar ligeramente la posición para que el camino fuera más directo y más corto: en el plano original, la pasarela desciende hacia el centro comercial de Alcampo en zigzag, pero si fuera más recto, llegaría más cerca de la entrada y se ahorraría trayecto. “Esperamos que se adapten dentro de lo posible nuestras propuestas, pero sabemos que estarán determinadas por las posibilidades técnicas lógica en una obra de ingeniería”, señalaron fuentes de Palavea.


Trabajos preliminares


Los trabajos preliminares que se han realizado incluyen la tala de algunos árboles que estorbaban, así como la retirada de carteles por el mismo motivo y calicatas (prospecciones para comprobar la calidad del subsuelo de cara a instalar los cimientos de la estructura). Pero estos trabajos ya han finalizado, o casi, de manera que el principal cabo suelto es la decisión del Mitma, y de la adjudicataria.

La pasarela es una infraestructura por la que los vecinos llevan más de doce años aguardando, así que están impacientes por ver el comienzo de las obras: “Ante todo, esperamos que no se demore demasiado la ejecución final del proyecto, ya que es una demanda histórica del barrio”. A día de hoy, los veinos teinen que cruza a pie la carretera N-550 que pasa sobre Alfonso Molina, enfrentando el tráfico. Aunque los accidentes graves son muy raros, los vecinos aseguran que están jugándose a diario la vida cuando se dirigen al centro comercial a realizar sus compras.

Así que esta obra está pensada para establecer un itinerario peatonal seguro entre los núcleos de Pedralonga y Palavea, pero también incluye la urbanización de los viales y aceras y reposición de servicios afectados, como una parada de autobús.

La pasarela tendrá una longitud de 49,61 metros, un ancho útil de tres metros, y la pendiente máxima será de 6% para cumplir con la normativa de accesibilidad. El vano central, bajo el que pasará el tráfico, tendrá 40 meros de largo y no se instalará un pilar en la mediana, que podría aumentar el riesgo para el tráfico. Una segunda rampa salvará el desnivel entre la calle del Lugar de Palavea Vieja y el aparcamiento, justo donde se halla ahora la escalera peatonal y es esa segunda rampa la que los vecinos quieren eliminar.

A día de hoy, no se ha notificado ningún cambio en la previsión que hizo en septiembre el delegado del Gobierno, José Miñones, durante el acto de colocación de la primera piedra de septiembre: se espera que estén listos antes de que finalice 2023, acortando el plazo oficial de 26 meses. Sin embargo, no sería la primera vez que la obra se posterg: entre la aprobación definitiva del proyecto, en 2018, y su licitación tuvieron que pasar tres años.. 

El Mitma sopesa hacer cambios en el proyecto de la pasarela de Pedralonga

Te puede interesar