El mercado inmobiliario en Os Mallos, afectado por las polémicas en el barrio

Un hombre observa el escaparate de una inmobiliaria en Os Mallos | patricia g. fraga

El barrio de Os Mallos encadena meses de polémicas vecinales debido a casos de okupación, peleas y otros sucesos delictivos. Estos altercados y las constantes afirmaciones sobre la peligrosidad del barrio se ven reflejados en el comercio del distrito, pero sobre todo en el mercado inmobiliario.

El presidente de Distrito Mallos, José Salgado, siempre ha rechazado la idea de inseguridad que se ha intentado transmitir en muchas ocasiones. “No solo hay casos de okupación y delincuencia aquí, sino en toda la ciudad. Además, no se puede generalizar cuando son casos aislados”, dice. Por ello, el presidente de la asociación comercial considera que “es exagerado todo lo que se ha hablado y ha hecho mucho daño, por lo que la gente se echa para atrás a la hora de venir al barrio”.

En la plataforma inmobiliaria Idealista se ofertan 21 pisos en alquiler a día de hoy en Os Mallos, pero los testimonios de la gente parten desde la desconfianza. “Yo no conocía la ciudad y encontré un piso muy bueno en la calle Noia. Cuando pregunté a mis amigas qué les parecía la zona, me dijeron que no aceptase ese piso porque había problemas”, asegura Raquel, una joven que el pasado mes de diciembre buscaba arrendar una vivienda. 


“Tenemos cincuenta plazas rotativas en el aparcamiento y ningún día llegan a estar completas” 


Salgado explica que estas situaciones se han repetido mucho, e incluso con contratos que estaban a punto de ser firmados y finalmente las personas interesadas se echaron atrás en el último momento. En cuanto a la venta de inmuebles, la opinión del presidente de Distrito Mallos es que, si bien en la actualidad se pueden comprar viviendas más baratas, “en el futuro, con la intermodal, habrá especulación y se venderán por un precio muy superior”.

Salgado gestiona el aparcamiento subterráneo del barrio desde hace casi 24 años, y ahora es cuando nota el recelo de los coruñeses a acudir a la zona. “Tenemos cincuenta plazas rotativas y ningún día llegan a estar completas. La gente intenta no venir al barrio, afirma. En cuanto a las necesidades que tienen los vecinos, el presidente de Distrito Mallos ve que se ha dado un paso en lo relacionado con la vigilancia. “Hay más presencia policial, por lo que estamos contentos”, comenta.



Acciones


José Salgado insta al Gobierno local a llevar a cabo “acciones”, tales como mejorar la iluminación, la limpieza o la dinamización de la actividad comercial.

“Las calles están sucias y algunas ni siquiera tienen luces por la noche. En cuanto al comercio, necesitamos ayudas, ya que la actividad está muy parada por la pandemia. Al final, nos comerán las grandes superficies y el comercio cerrará”, concluye.

El mercado inmobiliario en Os Mallos, afectado por las polémicas en el barrio

Te puede interesar