“Del lugar de Cances se olvidan”, dice un vecino que denuncia la irrupción de un jabalí en su finca

Maleza en la zona del lavadero municipal del lugar de Cances | patricia g. fraga

Javier, un vecino del lugar de Cances, se encontró este lunes parte del terreno de su finca destrozado por la irrupción de un jabalí, probablemente en la madrugada del domingo. Esta ha sido la gota que faltaba para colmar el vaso de su enfado ante “la actitud del Gobierno local” con la zona. “De Cances pasan y se olvidan. No es normal el estado de las zonas verdes y de los terrenos municipales, además de las fincas que están abandonadas”, dice.


Este residente del núcleo próximo al barrio de O Ventorrillo asegura que el domingo estuvo plantando en su huerto, donde también tiene un pozo. Al día siguiente, “todo estaba destrozado y había pisadas muy grandes, aunque creemos que se trata de un único jabalí”, comenta.


Ya en el exterior de su finca, Javier señala el lavadero municipal como uno de los puntos más problemáticos, ya que “la maleza es enorme en esta parte y el descuido es total”. Si bien considera que es normal ver por allí conejos y cierto tipo de animales, “nunca había pasado esto”. “Mi vecino ha visto al jabalí por la zona de la maleza y creemos que sale de noche”, añade.


En esta zona, relata, hay un gran número de fincas sin habitar en la actualidad, por lo que pide al Gobierno local que exija sus cuidados. “Hay que sanear esos terrenos y si no se cumple, que manden cartas exigiéndolo o que comiencen a actuar de verdad”, indica. La presencia de este animal por el barrio genera miedo entre los vecinos. “Es una incertidumbre no saber si te lo vas a encontrar, ya que es peligroso”.


Otra de las peticiones que hacen los vecinos de Cances es la urgente necesidad de arreglar el asfalto. “En invierno nace el verdín y ya ha habido varias caídas”,  afirma.

 

 

Reunión en el barrio


Los vecinos de O Ventorrillo se reunieron el jueves pasado con el concejal de Urbanismo, Francisco Dinís Díaz Gallego, para repasar las cuestiones relacionadas con el mantenimiento del barrio.


El secretario de la entidad vecinal, Aníbal Rodríguez, califica este encuentro como “esperanzador”, ya que se ha aprobado el tobogán solicitado en el parque infantil de la guardería y el asfaltado en Monasterio de Caaveiro desde el número 42 al número 50.


“También se nos ha pedido paciencia para otras cuestiones, como la instalación de pasos de peatones elevados en Monasterio de Caaveiro y Alcalde Jaime Hervada, “que aunque es un barrio de zona 30, esta no se respeta. Sería una forma de darle mayor seguridad a los vecinos”, comenta.


En la reunión, los residentes de este distrito solicitaron la posibilidad de ampliar el aparcamiento del Ágora, pero el concejal advirtió de la complicación de este cambio. “Lo pedimos porque ahora mismo consideramos que está desordenado y podrían caber muchos más vehículos”, resalta Rodríguez.


Por último, la petición más recurrente: la senda verde. “Con su creación aprovecharíamos una zona que ya existe y conectaríamos el barrio con Bens”. 

“Del lugar de Cances se olvidan”, dice un vecino que denuncia la irrupción de un jabalí en su finca

Te puede interesar