Dictan una orden de arresto para los policías filipinos que mataron a Diego Bello

El juez responsable dictó una orden de arresto para los tres agentes de la Policía filipina acusados de matar al empresario coruñés Diego Bello, de 32 años, en enero de 2020 en la isla de Siargao, al sur del archipiélago. El juez solicita en la orden la detención de los tres policías acusados de asesinato, sin posibilidad de fianza.


La Fiscalía de Filipinas ya había emitido el pasado mes de marzo un auto de apertura de juicio contra el capitán que lideraba el operativo policial y otros dos agentes están acusados de asesinato y de falsificación de pruebas. La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas concluyó el verano de 2020 que “la policía disparó deliberadamente a matar” a Diego Bello, y la investigación, llevada a cabo entre enero y julio de ese año, puso en duda el argumento esgrimido por el jefe del operativo, Vicente Panuelos, sobre la “legítima defensa”.


La policía aseguraba que Bello era un narcotraficante de alto valor que disparó primero a los agentes cuando se dio cuenta de que les había vendido droga en una operación encubierta. Pero Bello nunca figuró en la lista de personas relacionadas con el narcotráfico elaborada por el ayuntamiento de la localidad, a pesar de que la policía lo calificó como el narcotraficante más buscado de Siargao. 

Dictan una orden de arresto para los policías filipinos que mataron a Diego Bello

Te puede interesar