Los comerciantes de la plaza de Lugo quieren montar una zona de degustación en la planta superior del mercado

Varias personas compran en un puesto de la planta baja del mercado | pedro puig

Una zona de degustación para turistas en la planta superior del mercado municipal de la plaza de Lugo. Esta es la idea que los placeros buscan ejecutar para que las visitas de los turistas a la plaza de abastos se traduzcan en retorno económico.
 

El presidente de la Asociación de Vendedores de la Plaza de Lugo, Pedro Dafonte, asegura que desde mediados de junio el incremento de visitantes se hace notar, sobre todo los que proceden de cruceros que llegan a la ciudad. “Vienen tantos barcos estas últimas semanas que los pasajeros acuden al mercado y se dan una vuelta. No compran mucho, por lo que estamos intentando crear una zona de degustación con la colaboración del Ayuntamiento y organizadores de las rutas de los cruceros”. 
 

Este espacio contaría con productos que no supusiesen gran tiempo de preparación para los placeros, como podrían ser quesos, membrillos, fruta o algo de picar. “Queremos hacerlo este año, aunque ya nos habría gustado llevarlo a cabo a principios de verano, pero estas cosas van despacio”, añade Dafonte.
 

Según el representante de los placeros, la concejala de Mercados, Diana Cabanas, ha apoyado la idea, por lo que el Gobierno local estaría dispuesto a convertirla en realidad. “La intención es tener esta opción y también tendríamos que hablar con los guías turísticos para que fuese un reclamo más de A Coruña”, explica.

 

Poco consumo

Sobre la actividad en el mercado, Dafonte expone que “la gente está retraída” y considera que “el año pasado, aún con la situación que había por la pandemia, había más alegría que este”. Las fiestas y reuniones que se celebran en verano suponen un empujón para los placeros, pero este se refleja los fines de semana. “El consumo durante la semana es muy bajo, solo se compensa a veces con la llegada de gente que viene a la ciudad a pasar unos días”, añade.
 

Las grandes campañas de algunos productos de mar comenzaron con mal pie tanto en los mercados como en la Lonja de A Coruña. La campaña del pulpo es una de ellas. El mal tiempo frustró las descargas de los barcos en los primeros días del fin de la veda, por lo que hubo que esperar a este fin de semana para comenzar a ver mercancía en los puestos de las pescaderías. Lo mismo ocurrió con la nécora, cuya campaña había comenzado pocos días antes.
 

El presidente de la Lonja de A Coruña, Juan Carlos Corrás, califica de “incertidumbre” la actualidad y, tras las palabras de la ministra de Economía, Nadia Calviño, alertando de que los próximos trimestres “van a ser complejos”, teme que el otoño pueda venir acompañado de una crisis económica.
 

“Los barcos están intentando economizar los desplazamientos lo máximo posible, pero todo influye y la actividad no es la habitual”, dice, mientras recuerda que “la guerra continúa, los costes son altos, los ánimos de los pescadores no son buenos y se teme que la situación empeore”.

Los comerciantes de la plaza de Lugo quieren montar una zona de degustación en la planta superior del mercado

Te puede interesar