Lo que no falla en las discotecas

Así no se entra
|

Aquellas épocas en las que en las discotecas se prohibía el paso a aquel que luciese calcetines blancos delatores de la falta de estilo y, más tarde, zapatillas de deporte que restaban clase, parecían superadas. Más que nada porque las modas han conseguido que no sepamos distinguir un hortera de un trendy y un tirado de un creador de tendencias. Aunque puede que como todo vuelve también haya regresado el código de vestimenta, al menos a algún local de Madrid que recomienda a sus clientes que vayan “lo más pijos posible” para no tener problemas en la puerta. Con los clásicos siempre se acierta.

Lo que no falla en las discotecas