Alberto Rodríguez se considera un icono de la clase obrera

Alberto Rodríguez, canario del año | efe
|

Alberto Rodríguez se tiene en alta estima y eso es buenísimo. Para él, claro. Mirarse en el espejo y tirarse besos es una forma estupenda de empezar el día. Y para la política es básico, por descontado, porque hay que quererse mucho para creer que tu ausencia del Congreso deja sin representación a miles de canarios. Al parecer, el ya exdiputado y expodemita se ve a sí mismo como algo parecido a un icono de la clase obrera y desde esa condición dice cosas como que no le habrían “robado” el escaño si tuviese un apellido compuesto. No se sabe si con este argumento o con otro de igual calado amenaza con que irá a Estrasburgo. Igual por allí se encuentra con Puigdemont y acaban haciendo piña. Renegados de la justicia española y tal.

Alberto Rodríguez se considera un icono de la clase obrera