El delegado del Gobierno niega que exista un repunte en los robos con fuerza a comercios

Los responsables de la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento compararon sus notas sobre seguridad | pedro puig
|

Aunque no consideran que exista un problema real, el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno han querido transmitir a la ciudadanía una imagen de actividad ante la creciente sensación de inseguridad por causas diversas, como la okupación de edificios o los robos en comercios. Con ese fin, ayer celebraron una reunión tras la cual anunciaron la “actualización” del plan de Seguridad Ciudadana de 2012, aumentando la presencia y la coordinación policial en las calles. Por otro lado, ambos responsables recalcaron que A Coruña es una ciudad segura y el delegado, José Miñones, negó que se detecte un incremento de robos nocturnos con fuerza en establecimientos. Durante su intervención, Inés Rey, recalcó que el problema es la “sensación” de inseguridad.


La regidora aseguró que “hemos puesto todos nuestros medios para revertir”. “El objetivo de la reunión es revertir la sensación de inseguridad. No trasladamos ni obviamos los problemas, les hacemos frente”, señaló la alcaldesa, que solicitó al delegado del Gobierno un aumento en el refuerzo policial.


Según parece, ya se ha incrementado el número de efectivos, así como el funcionamiento de la comisión de coordinación policial entre el 091 y el 092 para casos de okupación. “La preocupación de los ciudadanos es la preocupación de la alcaldesa. Siempre vamos a estar escuchando, respondiendo y atendiendo. Ni trasladando el problema ni obviando el problema, aunque no sean competencias propias”, declaró Rey.


Refuerzos

Menos tajante se mostró a la hora de describir en qué consisten esos refuerzos policiales. Esa labor recayó sobre Miñones, que aseguró que “vamos a reforzar una vez más esa presencia policial en las calles”. Sin embargo, el delegado del Gobierno aclaró, en respuesta a una pregunta sobre cuántos coches patrullaban las calles antes y cuántas lo hacen ahora, que “la realidad es que según las necesidades ¿La necesidad demanda mayor presencia? Lógicamente se tendrá que hacer en coordinación para que los ciudadanos tenga esa presencia”. Pero, al mismo tiempo, negó que todo se limitara a mejorar la coordinación.


Los sindicatos policiales han tomado con muchas reservas las declaraciones, y señalan que el número de agentes disponible es muy limitado. Por ejemplo: Jupol, el sindicato mayoritario había señalado el problema existente y recordó que algunos fines de semana solo había tres coches patrulla en la calle, cantidad insuficiente para una ciudad del tamaño de A Coruña. El SUP asegura que la policía no puede realizar funciones de presencia ni de prevención con las patrullas actuales y con un sistema de turnos  “estático y no flexible”. Propopone modificar el Catálogo de Puestos de Trabajo para aumentar el número de patrullas en al calle. A día de hoy, no hay más policías en la calle y el propio Miñones reconoció que, debido a la crisis económica, hasta 2018 no se han comenzado a cubrir las plazas de los agentes que se jubilaban, aunque a menudo se paga horas extra para paliar el problema. Sin embargo, la Policía Local se halla inmersa en un largo conflicto laboral con el Ayuntamiento, por lo que recientemente los municipales se han negado a hacer horas extra como medida de presión.


El delegado recordó el trabajo casi diario entre la Subdelegación del Gobierno, de la que es responsable María Rivas, y concejales, como Juan Ignacio Borrego, de Seguridad Ciudadana, también presente. “Al final, nos tenemos que apoyar en las cifras. Y comparativamente con el resto de las ciudades, A Coruña sigue siendo una ciudad segura”, dijo aunque le preocupa el aumento delitos como las agresiones sexuales.

El delegado del Gobierno niega que exista un repunte en los robos con fuerza a comercios