Los ruidos por fiestas domésticas son ya la principal causa el intervención del 092

La calle San Juan calle San Juan parece haber recuperado la tranquilidad en las últimas semanas | quintana
|

A diferencia de otros puntos de España, de donde se han podido ver imágenes de grandes aglomeraciones, el primer fin de semana de septiembre ha sido uno de los más tranquilos del verano, a juicio de las autoridades. En todo el fin de semana, no se han registrado incidentes en lugares de ocio nocturno, lo que ha tenido como consecuencia que la Policía Local solo haya tenido que atender denuncias por fiestas en pisos aunque no en un número excesivo: menos de veinte en total.

El resultado es que no ha habido casi ninguna multa por incumplimiento de la normativa sanitaria, ni en lo que se refiere al público ni en el caso de los locales de ocio nocturno. En cuanto a las fiestas domésticas, las mismas fuentes señalan que no implicaban grandes concentraciones de gente, normalmente se limitaban a reuniones de menos de diez personas.

“En cuanto llegamos, se acaban los ruidos. Si no abren la puerta, no podemos sancionar”, comentan las fuentes policiales consultadas. En todo caso, el efecto disuasorio de las intervenciones policiales basta para devolver la tranquilidad en la comunidad. Por otro lado, no es un fenómeno enteramente nuevo. Hay que señalar que durante el año pasado, el número de actuaciones en materia de ruidos crecieron hasta llegar a una al día de media. Es un incremento del 13% con respecto a los 324 que se habían registrado el año pasado y aún el interior.


Zona del Orzán


Pero no todas las actuaciones por ruido están relacionados con las fiestas domésticas. La semana pasada, los vecinos de la zona del Orzán denunciaban la vuelta del “ruido, la suciedad y el descontrol del barrio”, sobre todo durante los fines de semana y echaban de menos la tranquilidad que habían supuesto las restricciones del covid. El presidente de la asociación Ensenada del Orzán, José Luis Méndez, había asegurado que la única diferencia entre la actualidad y la etapa precovid era que el ruido no se prolongaba hasta altas horas.

Los locales de ocio nocturno no se prolongan más allá de las tres de la madrugada las 03.00 pero los clientes pasan la mayor parte del tiempo en el exterior, lo que provocó que Méndez se personara en el Ayuntamiento para solicitar que se mida el ruido de un pub cercano a la calle de Socorro. Esta clase de mediciones no son muy habituales. De hecho, la Policía Local registró el año pasado una única medición positiva.


Calle San Juan


Por otro lado, si en el Orzán el problema persiste, en la calle San Juan ha desaparecido a decir de las autoridades. La gran afluencia de público a los locales de esta calle, aledaña a la plaza de España, había obligado a cortar el tráfico en más de una ocasión y a montar un dispositivo especial del 092. Esta siempre había sido una calle muy concurrida los fines de semana, sobre todo las mañanas de domingo, cuando se celebraba la sesión vermú, pero tras la hora punta se desplazó a las siete de la tarde.

Sin embargo, en las últimas dos semanas, la tranquilidad ha vuelto a la esta calle, y el dispositivo se ha levantado, aunque las patrullas del 092 la recorren de manera habitual. 

Los ruidos por fiestas domésticas son ya la principal causa el intervención del 092