Patricio Pron | “Es posible que haya tenido cuatro o cinco vidas como escritor, lo normal es tener una"

Patricio Pron | Pedro puig
|

 Tras varias “encarnaciones” al otro lado del charco, Patricio Pron entrega de nuevo sus relatos al público español, recopilados en “Trayéndolo todo de regreso a casa”, obra de la que ayer departió con sus lectores coruñeses en la Fundación Luis Seoane.

Se trata de la “puerta de entrada” al Patricio Pron cuentista, para todo aquel que todavía no lo hubiese conocido, con un recorrido cronológico que da la posibilidad al lector de “trazar el recorrido que me convirtió en el escritor que soy actualmente”, y en el que guarda espacio para ofrecer creaciones inéditas.

Pron pide que le acompañen en su propio trayecto anómalo: “es posible que haya tenido cuatro o cinco vidas como escritor, eso es una anomalía, lo normal es tener, si acaso, una”. Radica aquí una de las razones de recopilar de nuevo estos relatos, en las ganas de “ser una vez más cada uno de esos cuatro o cinco escritores, tener la posibilidad de volver a ponerme en sus zapatos y corregir lo que hubiese que corregir”. Y es que la literatura permite algo que no hace la vida, acercarse a una suerte de revisión de lo sucedido en el pasado.


Interpretaciones


Pero una vez finaliza este proceso, Pron entrega sus relatos al lector y deja que sean ellos quienes les den un sentido. “Hace mucho tiempo que mi obra no es mía, esos relatos, una vez son publicados, ya me dejaron de pertenecer”. En algunos casos, si no fuese él quien los escribiese, “sería el propio lector, posiblemente”.

Y es que sus cuentos “tienen tantas lecturas como lectores”. El propio Pron cuestiona a través de sus relatos lo que significaban los pasados. “Lo que pueda decir yo del relato, tras una segunda lectura, tal vez sea menos interesante de lo que el lector pueda inferir”, ya que el contexto de quien recibe la obra confiere nuevos significados, como los que pueden dar ahora los lectores españoles que los descubran.


Si me preguntasen por qué yo escribí estos relatos, la única respuesta sería que los escribí para saber cómo escribirlos 



A este respecto, el propio autor cuestiona el recorrido seguido en la concepción de cada relato. “Tengo la sensación de que mis relatos partían del sinsentido para apuntar al posible sentido que subyacía en una realidad, aparentemente absurda, y que ahora trabajo en la dirección contraria, que parto del sentido de las cosas, para avanzar a ese sinsentido”, asegura.

Pero una vez Pron hace entrega de sus obras al lector, deja que sea este quien haga las interpretaciones pertinentes. Que alguien le traslade su visión y concepción de un personaje o una trama le crea gratitud, “porque es evidente que ese lector, que viene con una versión o interpretación del relato, se ha tomado un tiempo que nadie va a retribuirles”.



Proceso de creación


El camino de estos cuentos ha sido también dispar en su concepción misma, por su evolución como autor, pero “si alguien me preguntase por qué yo escribí estos relatos, la única respuesta honesta que podría dar es que los escribí para saber como escribirlos y que escribirlos fue ya una recompensa”, apela Pron, que explica que “no hay otra recompensa con tanta importancia como proponerte una tarea y ser capaz de resolverla”.

Los procesos creativos son algo curioso de analizar, ya que “intuimos que nada surge de la nada”. “¿Pero como se forma un escritor? Es una pregunta que quizá solo pudiésemos responder estudiando caso por caso”, asegura Pron, que tiene claro que su caso está lejos del de alguien que pueda “presumir de genialidad”, más bien lo contrario, su caso ha sido el de alguien que devoró “toda la literatura que caía en mis manos”, que fue complementando con formación académica, hasta alcanzar el doctorado, pero, “sobre todo”, la clave estuvo en “mirar a mi alrededor” y nutrirse de otros autores argentinos. La música, y posteriormente el arte contemporáneo, fueron añadiendo nuevas capas al Patricio Pron actual.

Un Pron que prefiere no desvelar sus futuros trabajos, que los hay, pero significaría acabar con su yo “tentativo”, que en ocasiones busca acercarse al relato desde el desconocimiento y la pregunta, que puede haber surgido ya o puede nacer en el futuro.

Patricio Pron | “Es posible que haya tenido cuatro o cinco vidas como escritor, lo normal es tener una"