Allegados del joven que se llevó el móvil de Samuel Luiz: “Basta ya de juicios mediáticos”

Altar en la avenida de Buenos Aires en honor a Samuel Luiz | javier alborés
|

Las informaciones en torno a la investigación del crimen violento que acabó con la vida de Samuel Luiz, de 24 años, son constantes. Ya se conocen los nombres y las caras de los implicados y el “juicio mediático” es lo que ha impulsado a romper su silencio a fuentes cercanas a la defensa del acusado de 18 años que se llevó el teléfono móvil de Samuel en la trágica noche. Lo hacen para reclamar que se respete la presunción de inocencia y que el acusado, que se encuentra en prisión, no agredió a Samuel.

“Dicen que la persona que más se ha ensañado con la víctima fue este joven, pero no es verdad. Él cogió el teléfono del suelo y se fue, pero no participa en la paliza. Mientras no se aclaren los hechos, se le está llamando asesino”, aseguran estas fuentes.

Los allegados relatan, tal y como hizo el abogado del acusado, José Ramón Sierra (conocido por defender al Chiclé), que el joven fue a la comisaría como testigo voluntario el lunes, dos días después del fallecimiento de Samuel. Allí dio nombres y datos para identificar a los culpables, “porque no tenía nada que esconder” a la vez que confesó que él se había llevado el móvil.

Al ser preguntados por el teléfono, estas fuentes afirman “no saber dónde está o si lo tiene la policía”. “Al día siguiente son detenidos dos hombres y una mujer, que al saber que habían sido delatados, acusan a este de haber sido el causante de la muerte de Samuel”, dicen. Tras las declaraciones de los detenidos, se produce el arresto del que dos días antes había sido testigo.



Acusaciones entre implicados


“Vuelve a declarar lo mismo y, el viernes, en el juzgado, testifica con todas las partes, mientras que los otros implicados se niegan a declarar más allá de su propia defensa”. ¿Por qué está entonces en prisión este acusado? “Hay dos testigos que también lo inculpan, pero al ser de noche y tener todos el mismo estilo de vestir, pudieron confundirse y, además, como tiene el teléfono móvil, es más fácil decir que fue él”, explican las fuentes.

Estos allegados no buscan “justificar los hechos”, pero piden el fin de lo que califican como “un juicio mediático”. Niegan, además, que este joven y el resto del grupo trapicheasen con drogas, y sobre los comentario de “maricón” que alegan las amigas de Samuel, repiten una vez más que “no lo conocían y no podían saber su orientación sexual”.

Sobre este asunto, al que se les menciona el hecho de que no hay que conocer a una persona para que exista el odio por prejuicios, contestan: “No sabemos si se dijo maricón o no, pero es un insulto genérico, como puede ser cabrón, por ejemplo”. La defensa de este acusado ha solicitado una prueba de ADN para que se pruebe que él no agredió a Samuel. “No van a encontrar restos suyos en la víctima porque no le agredió”, sentencian. En 15 días esperan, por otra parte, que pueda quedar libre tras la vista en los juzgados.

A este acusado se le suma la falta de omisión a la víctima, la cual es justificada porque “tenía a una amiga justo al lado a la que le había dado un coma etílico. Llegó incluso al hospital a la vez que Samuel”. La elección del polémico abogado también ha sido muy comentada. “Es uno de los mejores penalistas de la ciudad”, justifican, a la vez que recalcan que “el peor juicio es el de la calle”.

Estas fuentes hacen un llamamiento a la comprensión ya que “a este chaval se le ha arruinado la vida”. Samuel, sin embargo, ya no vivirá más.

Allegados del joven que se llevó el móvil de Samuel Luiz: “Basta ya de juicios mediáticos”