Los taxistas ven “limitada” su actividad por las peatonalizaciones

Taxis aparcados en la parada del Obelisco | patricia g. fraga
|

El sector del taxi recupera su nivel de actividad poco a poco tras meses de dificultades marcadas por la limitación de movilidad. Ahora, al realizar sus servicios, aseguran que su actividad se ve limitada por las peatonalizaciones, muchas de ellas incómodas “tanto para el cliente como para nosotros”.


El presidente de Radio Taxi Coruña, Antonio Vázquez, explica que “es un problema grave porque nos está limitando mucho a la hora de recoger a la gente. Nos lo trasladan incluso los propios usuarios”. Este inconveniente es especialmente notable durante los fines de semana con el corte de San Andrés, ya que, dice, “es una calle muy grande que tiene mucha vivienda, por lo que si alguien viene cargado de la estación, por ejemplo, y quiere ir a San Andrés, tienes que dejarlo en la plaza de Pontevedra”.


En el día a día Vázquez relata que los usuarios del taxi se quejan de estas limitaciones. Para los conductores, además, conlleva una molestia a la hora de estacionar de forma temporal. “Si el cliente tarda en bajar, tenemos que dar vueltas por los alrededores de las zonas peatonales o de único carril, porque sino, molestas al resto de vehículos”. En los Cantones, otra de las zonas señaladas por el presidente de Radio Taxi, “el carril que hay es muy estrecho y si tienes que parar en el Cantón pequeño, sin ir más lejos, dificultas el tráfico”.


Incomodidad

El presidente de la otra compañía de la ciudad, Tele Taxi, Manuel Quindimil, coincide con Antonio Vázquez.

“Es incómodo y llevará tiempo adaptarse. En los Cantones, la parada está pegada al carril bici, por lo que siempre se va con miedo a la hora de subirse a un taxi”, considera. El hecho de que los vehículos no puedan acceder a ciertas calles peatonalizadas “es un error porque hace que la movilidad sea más difícil”, indica.


Otro de los asuntos más señalados por el sector es el tráfico que genera el corte de San Andrés los sábados y domingos. “Al llegar a Juana de Vega, solo hay dos opciones: la de ir por la avenida del Puerto o por el Paseo Marítimo, por lo que se crean atascos y se ve congestionado el tránsito de coches”, afirma Quindimil. Si esto se alargase en el tiempo, añade, “debería revisarse para buscar una alternativa que facilitase las cosas para los coches”.

Los taxistas ven “limitada” su actividad por las peatonalizaciones