Casado no quiere acercarse al escándalo, pero le toca hacerlo

Casado, en Ceuta, hablando de asuntos como la crisis migratoria que, a su juicio, sí le competen | EFE
|

Pablo Casado quiere distanciarse todo lo posible de las investigaciones por presuntas corrupciones en el PP, hasta el punto de que prefiere que le acusen de no tener idea alguna de lo que pasa en su casa. Mejor tonto que salpicado por el escándalo. La cuestión es que por más que insista en poner cara de poker y decir que estas cuestiones no tienen nada que ver con su responsabilidad como presidente del partido, un poquito sí que le tocan. Aunque solo sea porque los estatutos del PP exigen que le abra expediente informativo a María Dolores de Cospedal al haber sido imputada por su presunta participación en la trama ‘Kitchen’. Lo de ir con los ojos cerrados no vale siempre.

Casado no quiere acercarse al escándalo, pero le toca hacerlo