¡Hágase la luz!

|

Llevamos bastante tiempo caminando por la penumbra eléctrica con constantes avisos, amenazas y distorsiones de lo que iba a pasar con el recibo de la luz al iniciar el mes de junio. Aún es hoy el día que los usuarios no sabemos que horario tenemos que utilizar para poner en marcha la serie de electrodomésticos que tenemos en nuestra casa.


Tengo que decir que intenté informarme de manera presencial y telefónica sin conseguirlo. En el primero de los casos hay que ir muy temprano para coger número en una oficina de las eléctricas, y en el segundo me llegué a cansar de oír la permanente cantinela: “Todos nuestros agentes están ocupados…”

Y sigo sin saber con qué horario debo activar mis resortes eléctricos para que me cobren menos y teniendo en cuenta la potencia contratada en mi domicilio.


El tema de la electricidad y el pago que tenemos que hacer por su utilización ha sido siempre argumento recurrente por parte de los grupos políticos de la oposición gubernamental. Recuerdo cuando los podemitas, y también los socialistas, hacían mención a que la subida del cuatro por ciento en el suministro eléctrico era de gran calado, una irresponsabilidad y le dieron candela, nunca mejor dicho cuando se habla de luz, al entonces presidente Rajoy. Ahora con el paso del tiempo el aumento experimentado se ha multiplicado por algo más de diez, elevando el pago a cerca de un cuarenta y cuatro por ciento. Y los usuarios seguimos impasibles si saber lo que vamos a tener que desembolsar a mayores en estas épocas en las que los cinturones de las familias ya no tienen más agujeros que apretar.


¡Hágase la luz!, dijo el Gobierno, y la luz en beneficio de las eléctricas se hizo, pero a costa de los sufridos consumidores que nuevamente tienen que meterse la mano en el bolsillo para arañar más euros que colocar en la cuenta negativa. De no hacerlo tendrán que ser medio sonámbulos para poner de madrugada los electrodomésticos y seguir pagando lo mismo que hasta ahora.

¡Hágase la luz!