Lo bueno y lo malo de que no se repitiese el caso de Notre Dame

|

El incendio de la catedral de Nantes, inevitablemente, trajo a la memoria el recuerdo de la devastación de Notre Dame y por un breve tiempo a los franceses se les cortó la respiración, temiéndose un desenlace parecido. Afortunadamente no fue así y desafortunadamente, mientras que el fuego que arrasó la basílica parisina fue accidental, el de Nantes parece intencionado. Y ya hay un primer detenido como sospechoso de encender los tres focos que descubrieron los bomberos: un voluntario encargado de cerrar el templo. La investigación, como es lógico, se centra en averiguar cómo provocó el incendio. A otros, además, nos gustaría saber el porqué. Se nos escapa cuál es el interés en hacer que desaparezca una parte de la historia. FOTO: la catedral de nantes, humeante | efe

Lo bueno y lo malo de que no se repitiese el caso de Notre Dame