El líder que estaba desaparecido

|

La obesidad, ya se sabe, no es nada buena. Por eso, y por lo de la pandemia, es suficiente que un líder como Kim Jong-un se pase unos días sin asistir al lanzamiento de un misil, sin recibir el homenaje de dos mil millones de entregados ciudadanos o sin pasear su oronda figura por alguna fábrica del país, para que se disparen los rumores sobre su salud. Ahora, Corea del Norte ha salido al paso y asegura que su amado líder ha aparecido en público. El problema es que no hay una imagen de esa reaparición, algo que sorprende teniendo en cuenta lo que le gusta a estas dictaduras eso de la propaganda. A lo peor tienen razón los que afirman que está muerto. foto: Kim Jong-un | aec

El líder que estaba desaparecido