Los guardias civiles advierten de que la cesión de las competencias de tráfico a Galicia "debilitaría la seguridad" en la comunidad

Un agente de la Guardia Civil lleva a cabo un control de tráfico en Beade (Ourense) | EFE
|

La Asociación Profesional de la Guardia Civil, Jucil, ha mostrado su malestar por las gestiones que se están llevando a cabo en el Parlamento gallego para "eliminar las competencias de tráfico a los agentes de la Guardia Civil destinados en esta comunidad". Se pronunciaron así tras el debate sobre el posible traspaso de esta competencia a la comunidad por parte del Estado central.


Según señalan los guardias civiles, se trata de una situación "que ya se ha dado en otras regiones y que solamente ha supuesto una reducción de la seguridad de todos los ciudadanos". Además, critican que se trata de un ataque a la igualdad, ya que se le quitan recursos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en favor de "cuerpos policiales exclusivos de ciertas regiones".


El secretario general de Jucil, Ernesto Vilariño, indicó que les "preocupan los problemas que se deriven de esta posible cesión de las competencias de tráfico que supondría un ataque directo a la Constitución Española, en concreto al artículo 149.1, que atribuye como competencia exclusiva del Estado el salvaguardar el interés suprarregional o nacional”.


Además, el portavoz de la Asociación Profesional de la Guardia Civil, Agustín Leal, asegura que “la cesión de competencias de tráfico y de seguridad vial de la Guardia Civil a la policía autonómica seguiría disminuyendo la influencia del Estado en la comunidad, lo que podría llevar a Galicia a tomar el camino que ya tomaron otras regiones con derivas independentistas”.


Jucil precisa que en la práctica las policías autonómicas deberían estar coordinadas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a través, de la Guardia Civil y Policía Nacional. Sin embargo, señalan, ha quedado demostrado que esto "queda muy lejos de la realidad", provocando diversos problemas de seguridad "como los que se generaron con los ataques terroristas de 2017 en Cataluña o los graves disturbios producidos en Barcelona a raíz del proceso independentista".


Además, la asociación señala que la atribución de competencias a las policías autonómicas supone “una distracción de los recursos de todos los españoles en detrimento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto en salarios de los trabajadores como en los medios materiales a su disposición".

Los guardias civiles advierten de que la cesión de las competencias de tráfico a Galicia "debilitaría la seguridad" en la comunidad