De la Barrera: “Buscamos la forma de hacer más daño, pero no se pudo”

De la Barrera, en primer término, y Manel dan indicaciones desde la banda | alfaquí
|

El técnico del Deportivo, Rubén de la Barrera, aseguró que el equipo buscó diferentes fórmulas para ganar en Luanco pero no pudo lograrlo y valoró el punto sumado.


“La primera parte se puso la cosa con cara de Langreo y lo que no queríamos era que siguiese esos derroteros, introdujimos gente en campo contrario para ser más agresivos, profundos y verticales, intentamos cargarlo desde fuera, pero no pudo ser y lo importante es que dependemos de nosotros mismos, tenemos el domingo una oportunidad muy buena y a por ella vamos”, dijo.


Añadió que en Asturias pretendía que “moviendo la gente, las posiciones y cambiando sistemas” aparecieran las “formas de hacer más daño, y no se pudo”.


La victoria habría dejado el objetivo más cerca. “Ganar significaría dar un paso importante. Ahora tenemos un nuevo reto y hay que ganar el próximo partido al Langreo. Seguimos dependiendo de nosotros, a seguir mejorando y seguir con la buena racha en casa”, comentó con vistas al siguiente choque.


Añadió que lo que trató con su planteamiento en Miramar “era buscar una situación de control, de mayor estabilidad y daño a través de activar a Keko y Lara por la posición de los dos laterales y evitar situaciones de contra. En la segunda parte, el equipo fue más dinámico, pero en el último cuarto, las situaciones de desequilibrio o centro lateral no se dieron en la frecuencia necesaria”, lamentó el míster. Preguntado sobre si la solución podría haber sido el fútbol directo, precisó que el Marino, “con la cantidad de gente que acumulaba por dentro” no serviría para “encontrar superioridades”.


El Deportivo sigue flojeando ante rivales como Langreo y Marino. “El desequilibrio de la última línea defensiva de un rival de turno pasa de entrada por lo que propone el rival. Si defiende más cerca de su portería y con más gente necesitas generar más, algo que te permita tener ventajas”, señaló.


Las finales se le han dado mejor al Depor que partidos que afronta con colchón. “Si vamos a los anteriores encuentros considerados finales, el denominador común era rivales más presionantes, que te venían a buscar y que dejaban espacios. Este y el de Langreo eran diferentes”.


Admitió que sumar en Miramar “no llega”, pero se congratuló de seguir dependiendo de sí mismos para acabar en Primera RFEF. 

De la Barrera: “Buscamos la forma de hacer más daño, pero no se pudo”