Trabajo táctico y sin pistas del once ante el Marino

Lara, en el centro de la imagen, durante la sesión de ayer | javier alborés
|

El Deportivo trabajó ayer en las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Abegondo bajo una intermitente lluvia y poniendo el foco en dos aspectos: el balón parado, junto a Secho, el preparador de porteros, Alberto Casal, y Julio Hernando, y la táctica, con movimientos con y sin balón bajo la dirección de Rubén de la Barrera.


Tras un calentamiento de rondos y ejercicios de pase por parejas, De La Barrera dividió en dos grupos a sus jugadores. Un once se fue a trabajar con él al campo tres y el resto de jugadores se quedaron ensayando jugadas de estrategia en el campo dos.


Un aspecto gracias al cual el equipo volvió a sumar de tres ante el Numancia, gracias a un certero cabezazo de Celso Borges.


Fue su segunda diana a balón parado, tras la conseguida en la primera fase ante Unionistas a domicilio, por medio de un tanto de Héctor Hernández, justo al inicio del choque.


Hubo ensayo en el campo dos tanto de centros al área, como de saques de esquina en corto, en largo, con pase y continuación, por ambos lados.


El ‘staff’ técnico no dejó de dar instrucciones a los jugadores sobre cómo atacar y defender dichas acciones. Mientras en el campo tres De La Barrera formaba con Lucho en la portería, una línea de cuatro con Bóveda, Mujaid, Granero y Salva, en el centro del campo Celso Borges, Bergantiños y por delante Keko Gontán por la derecha, Raí por la izquierda, como enganche Rayco y en punta Miku.


El técnico coruñés pidió a sus futbolistas que “aprovechasen los espacios”, asimismo les exigía que se “respetase la distancia”, es decir, el espacio entre jugadores para “permitir paredes”.


Tras varios minutos con ese equipo, se cambiaron las tornas y estos pasaron a pulir la estrategia.

Enfermería


Volvió a trabajar al margen, junto al readaptador Fran Molano, Borja Galán, con una lesión en el bíceps femoral de su muslo derecho. Hizo carrera suave, ejercicios con vallitas y toques al balón, pero será una de las bajas, junto al lesionado de larga duración, Derik Osede, este domingo en Luanco. 

Trabajo táctico y sin pistas del once ante el Marino