Verdades como puños

|

El penúltimo chiste-editorial de El Roto en el periódico “El País” nos dice: que cuando de las moquetas de los despachos empezaron a manar aguas fecales, decidieron cambiar de sede.


Más claro imposible. Y ya van amontonándose en la charca decenas y docenas de batracios.

Y ahí los tienen ustedes, más chulos que un ocho, desde la tribuna del Congreso repartiendo doctrina. Esta es, con el maldito virus, la pandemia que más castiga a los españoles.


Oírles hablar de dinero, manejar cifras, mentar su política económica, es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía.


Cuando nos dicen desde el salón del congreso que están interesados en meter mano en los dineros prometidos por Europa, nos ponemos en lo peor. Y es que muchos recordaran cuando José María Aznar llamó pedigüeño a Felipe González por solicitar precisamente ayuda financiera al organismo de la CEU.


Un rápido repaso a la política económica de la derecha desde la etapa de Aznar en la Moncloa hasta los recortes de Mariano Rajoy en servicios sociales e infraestructuras, ofrece más datos que cualquier comentario.


La situación actual es una herencia que pesa sobre la sanidad, la dependencia, precariedad laboral, la desigualdad en los salarios por razón de sexo, son ejemplos que todos padecemos y conocemos.


No hace falta explicar que la reforma laboral de Mariano Rajoy, que produjo una devaluación de los salarios benefició a la patronal y dio aire a la contratación temporal. El discurso del Partido Popular en materia de educación coincide con los planteamientos de Vox.y con esos “socios” en el machito sería otro varapalo más para la escuela pública.


Pero sigue y sigue: el Partido Popular apoyado por la gran patronal, se opone un nuevo modelo de relación laboral. No quiere oír hablar de subir los impuestos y vota en contra de cualquier control sobre la vivienda social.


Concentrados en la “batalla por Madrid”, han recordado viejas mañas como el conocido “tamayazo” y se ponen a pescar en otros caladeros.


La frustrada operación Toni Cantó es un ejemplo y otro más reciente es la oferta a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, para que se uniese a la banda ofreciéndole un chollo en el Senado. 

Verdades como puños