Mariano no estaba allí

|

Por su declaración ante la justicia el que fue presidente del partido y del gobierno nunca estuvo allí.

Recapitulemos: al principio de que se publicaran los papeles de Bárcenas dijo que “todo era mentira salvo algunas cosas”, reconociendo entonces de algún modo una parte del delito que se le acusa a él y a su partido, al que perteneció durante cuarenta años, según confesión propia. Fue la única verdad de su declaración.


Debemos recordar a los despistados, o a los que quieren cerrar los ojos y los oídos ante la realidad, que ya la primera parte del caso fue fallado, culpando al PP, por el Tribunal Supremo. Así que menos cachondeo Mariano, que hay sentencia en firme Aznar, que inició otra jornada negra para el PP se desmarcó con esta frase: ni se nada ni me interesa. Y si todo era mentira ¿cómo no lo dnnucio en el juzgado? Fue al revés: Trillo organizó y el PP pagó a los abogados que defendieron a Bárcenas.


El autor de frases como “el alcalde elige al vecino y este al alcalde, tiene otras que confirman lo que oculta. Su “se fuerte Luis”, recién iniciado el proceso ¿se refería a la salud del tesorero o a las maniobras preparadas para tapar todo?


La falta de memoria del que fue presidente del partido más “enmerdado” de la historia reciente era un mal truco pues, al momento, recordaba lo que había dicho en el anterior juicio: lo mismo de siempre: que no se enteraba de nada. Ridículo, esperpéntico, su visión de una etapa que duró cuarenta años y donde con la Gürtel, figuran otra docena de casos como la Púnica, Lezo, las golferías del PP valenciano, los dineros que llevaba y traía Crespo –ese es otro capítulo que aún está por aparecer en esta serie de gánster.

Repetir lo de “son papeles de Bárcenas y no del PP” es querer despistar al personal pues a las órdenes del gobierno del PP unos policías sin escrúpulos iniciaron la vergonzosa tarea de tapar todo la porquería que rodeaba el libro de finanzas de los populares, desde asaltar la casa del que fue tesorero hasta intentar comprarlo.


Así que no se enteraba de nada, q no veía nada ni nadie la contaba nada de lo que pasaba: empresarios que cantaron, colegas de partido que reconocieron haber recibido los famosos sobres. Al parecer el único que lo supo fue Feijóo que pidió disculpas “por la lamentable conducta delictiva de cargos del PP”. Ya saben en cuarenta años Rajoy no estaba allí. 

Mariano no estaba allí