Las sanciones sanitarias del 092 se desploman mientras se vigilan más las zonas de ocio infantil

Personas no convivientes suelen congregarse en las zonas de ocio infantil | javier alborés
|

Este fin de semana confirmó la tendencia en la reducción de sanciones por infracciones de la normativa sanitaria que ya se había percibido la semana pasada por parte del 0’92. Si ya entonces se había caído un 50%, en esta ocasión las sanciones han sido prácticamente anecdóticas, de apenas tres o cuatro al día. 


Una caída muy significativa si se tiene en cuenta de que el mes pasado, se llegaron a sobrepasar el centenar de sanciones en un solo día. En el lado negativo, las autoridades detectan que las zonas infantiles se están convirtiendo en un foco de contactos entre no convivientes.


En todo caso, esta semana ya se ha superado la barrera de las seis mil sanciones impuestas por la Policía Local desde que empezó la pandemia, de la que ya llevamos seis meses, cada una con sus diferentes normativas y restricciones. La mayor parte de las infracciones se acumularon en la 5 fase, con 1.635, incluyendo dos individuos denunciados por un delito de desobediencia y resistencia grave.


Comparada con la anterior fase. Esta, las sexta, está resultando ser una balsa de aceite. Fuentes municipales achacan este acusado descenso a dos factores: el primero, que al relajarse las infracciones también se redujo el número de causa por las que multar y segundo, que por fin el publico parece haber interiorizado las normativas, por lo menos e las que se refiere a las más importantes, como las de llevar la mascarilla puesta en todo momento o no fumar cerca de ninguna otra persona.


Por ejemplo, el viernes se registraron seis sanciones, de las que tres se debieron a reunirse con otras personas no convivientes y otras tres a establecimientos, por no respetar los horarios. El sábado fueron aun menos las multas tramitadas por la Policía Local: Nuevamente dos a locales por estar fuera de horario, otra a un particular por incumplir el toque de queda y el último, por reunión de no convivientes.


Terrazas

En el último mes, han cambiado algunos factores. Por ejemplo, La Marina, cuyas terrazas habían sido objeto de una fuerte vigilancia por parte tanto de la Policía Local como de la Nacional, parece estar ya prácticamente libre de infracciones, después de que tanto clientes como hosteleros interiorizaran las normativas. Sin embargo, existe el problema de las zonas infantiles situadas en parques y plazas de la ciudad, como la de Vigo.


En estos puntos, debido a la reducción de restricciones y el buen tiempo, se concentra una gran cantidad de familias y mientras los niños disfrutan jugando en balancines y columpios, los progenitores suelen agruparse en los bancos. "Ese es ahora la principal fuente de infracciones por el contacto entre no convivientes”, aseguran las autoridades. Es por eso que los agentes municipales vigilan estos lugares para asegurarse de cumplimiento de la normativa, tanto como en cualquier terraza de bar. En cuanto a las reuniones domésticas, la Policía Local está descubriendo algunas, tras acudir en respuesta a llamadas de vecinos que se quejaban del ruido, pero estas reuniones de conviviente nunca llegan al extremo de albergar más que a un puñado de personas.


También hay que tener en cuenta los botellones. Después de dos episodios parecidos en la finca de los Mariño, en la que se llegaron a reunir más de cien jóvenes, no han vuelto a repetirse esa clase de incidentes, lo que no quiere decir que se haya renunciado a beber alcohol en la vía pública. Lo que ocurre es que los bebedores prefieren desplazarse hasta el parque de Santa Margarita, aunque todavía en grupos muy pequeños.

Las sanciones sanitarias del 092 se desploman mientras se vigilan más las zonas de ocio infantil