Solidísimo primer paso

Foto: Javier Alborés
|

El Basquet Coruña inició la segunda fase venciendo y convenciendo a un Palma al que desarboló con una gran defensa y apuntilló con un ataque más certero de lo habitual, para sumar su sexto éxito.


Los locales dejaron claro desde el salto inicial dónde iban a atacar al cuadro balear. Balones dentro para Javi Vega, que los aprovechó todos, y para McGhee, que estuvo peleado con la red. Esos errores en tiros cercanos los compensó la puntería exterior. Un triple de Monaghan abrió la primera diferencia notable (11-2).


Pero tras otro de Matulionis llegó la primera crisis: parcial de 0-8, con cuatro puntos de un ex de la casa, Raffington. Sergio García paró el partido, un tiempo muerto que le sentó de cine a Peña: 9 puntos seguidos que llevaron el choque al primer parón 25-17.


El segundo acto arrancó deslavazado a ambos lados de la cancha. Solo Nwogbo iluminó, con dos canastas muy curradas, a un BC que en tres minutos había cometido cuatro faltas. La quinta llegó 90 segundos después. Curiosamente, a partir de ese punto los locales defendieron mejor y más intenso y estiraron su renta hasta los dobles dígitos, con un máximo de una docena (41-29), a pesar de seguir errando lanzamientos cercanos al aro.


Raffington y el ‘residual’ Huguet reanimaron en los compases finales al Palma, que llegó a descanso con un déficit más soportable (44-37), a pesar de la escasa aportación de los dos máximos anotadores de la primera fase de la competición: Harrell (2 tantos) y Kullamäe (5).


Parcial lapidario

La ilusión balear se esfumó de un plumazo. El Basquet Coruña salió a morder. Y mordió, Desgarró. Un parcial de salida de 11-2, que luegó creció hasta 17-4, dejó al Palma con las piernas de trapo, deambulando por un parquet en el que los naranjas se movían cual bailarines en ataque y como bestias feroces en defensa.


Un bombita de Matulionis –su paulatina recuperación de confianza es una excelente noticia para el equipo– elevó al tablero las dos decenas de superávit (61-41), todavía con 14 minutos por delante.


Tiempo de sobra para machacar pero también para relajarse de más. Suele pasar. Y pasó. Los de Sergio García asumieron alegrías y riesgos innecesarios y su rival vi una puertita abierta. El parcial de 2-9 fue un aviso de que no iba a tirar la toalla antes de tiempo.


Con 72-56 arrancó el último acto. Y con atasco local. Harrell, que erró sus siete primeros lanzamientos, conectó los dos primeros de manera consecutiva para bajar de los 10 puntos (74-66).


García llamó a los suyos a filas, y se lo agradecieron con un 7-3 cocinado entre McGhee y Monaghan, los protagonistas absolutos del final de partido: entre ambos firmaron 17 de los 24 tantos naranjas, uno más el pívot que el mago de Illinois, quien, sin embargo, se sacó de la chistera el triple de la sentencia (86-75) con 110 segundos en el reloj.


El Palma besó la lona y ahora la puerta se abrió para el Basquet Coruña, que hizo sangre –los averajes particulares podrían ser decisivos– y rubricó su debut en el Grupo Oro Competición con un mate de McGhee tras preciosa asistencia de espaldas de Peña.


94 - Basquet Coruña (25+19+26+24): Vega (16), McGhee (19), Matulionis (10), Monaghan (16), Belemene (7) –cinco inicial– Peña (13), Badmus (-), Maiza (5), Jakstas (-), Zyle (2), Nwogbo (6).


76 - Palma (17+20+19+20): Figueras (4), Jawara (9), Harrell (11), Díaz (11), Kullamäe (17) –cinco inicial– D. Rivas (-), Huguet (4), A. Rivas (-), Raffington (13), McDonnell (1).


Árbitros: Albacete, Langa, González Cuervo. Sin eliminados.


Cancha: Palacio de los Deportes. 250 espectadores.

Solidísimo primer paso