Un resultado penoso, pero esperado

El presidente de Murcia, Fernando López Miras; y el líder del PP, Pablo Casado, tras fracasar la moción de censura | europa press
|

Pues la moción de censura que desencadenó la tormenta política en la que estamos inmersos no ha prosperado. El Partido Popular seguirá gobernando Murcia, aunque ya veremos a qué precio. Se da por hecha la entrada de los tres diputados díscolos de Vox en el Gobierno, al menos de uno de ellos y, además, lo hará en una de las consejerías más sensibles: la de educación. El motivo de haber elegido este departamento es para poder poner en marcha el “pin parental”, ese último recurso de los padres para impedir que sus hijos puedan participar en actividades educativas que no consideren adecuadas. De entrada tampoco parecería tan grave, pero el problema radica en que no todos tenemos los mismos conceptos de lo que es adecuado y de lo que no lo es, con lo cual, abierta la espita... Ahora tendrían que salir los responsables del PSOE y de Ciudadanos en Murcia para explicar cómo es posible que con la que está cayendo se hayan embarcado en semejante viaje con final tan desastroso. Veremos ahora lo que pasa en Madrid, a ver si también salen todos escaldados.

Un resultado penoso, pero esperado