Las tareas homéricas de Jácome

|

Gonzalo Pérez Jácome debe de ser una especie de Ironman. Y, por supuesto, los dos concejales fieles que le quedan, tienen que tener algo de Los Vengadores. Solo así se podría comprender que entre los tres vayan a gestionar la tercera ciudad de Galicia por habitantes, después de que su grupo se haya quedado reducido a eso, a tres miembros. Todas las áreas las cubrirán estos súper hombres, que lo que todavía no nos aclararon es cómo se las van a conseguir ingeniar para sacar adelante los asuntos en el pleno, donde, evidentemente, les va a costar mucho convencer a los miembros de los otros partidos para que les echen una mano. Baltar, hace ya unos días, sentenció al Gobierno local ourensano al asegurar que a Jácome le quedaban dos salidas, o irse, o que lo fueran. Ahora ya sabemos que él no se va a ir, por lo que queda por ver si el resto de formaciones van a ser capaces de ponerse de acuerdo para echarlo.

Las tareas homéricas de Jácome