Covid 19

|

el Covid 19, más conocido por Coronavirus, al ser más nombrado de un modo familiar por todo el mundo en general, deja detrás de sí un rastro de pérdidas humanas y económicas de una importancia astronómica, que se irán  cuantificando a lo largo del año, aunque todavía sus restos se dejan notar en los ciudadanos, con una cuarentena que han debido pasar para evitar males mayores de su propagación, un virus mortal para los mayores, lleva aparejado que es muy contagioso, de ahí la ausencia de las gentes de las calles, locales de comercio cerrados, lo mismo que los de ocio, escuelas, bibliotecas, archivos, eventos culturales, centros sociales y un largo etc. 
Los ciudadanos se han tenido que recluir en sus casas para evitar el colapso de la sanidad española, las medidas se pudieron tomar antes, pero no se hizo nada y los causantes de este despropósito hay que buscarlos en la capital.
Cuando los países que estaban inmersos en la lucha contra esta grave epidemia del virus España miraba para otro lado, como que para el gobierno, no era con ellos ni con los españoles, ahí están las consecuencias posteriores de no haber actuado a tiempo y controlar a todos los viajeros de los vuelos aéreos, a los que procedían por tren y también por autobús, complementando estas medidas con el control portuario español, de comprobar a todo viajero que llegase por mar a este país y de este modo evitar una catástrofe. No se hizo y se mantuvo la idea que no acontecía nada y más tarde comenzaron a aparecer casos de virus, en Madrid, Valencia, Andalucía, Galicia, Vascongadas y el resto de España, por tanto el país se colapsó económicamente y socialmente.
Es la primera vez en la moderna historia de España, desde finales del siglo XIX, que acontece algo tan extremo, lo primero, alarmar a la población con la llegada del virus, sin tomar medidas drásticas ó suficientes de control de personal que accede al territorio español desde cualquier punto del exterior y en segundo lugar, de no controlar a las personas que se movían interiormente y que habían adquirido el virus, para evitar los consiguientes contagios posteriores de la población y eso no pasó, hasta que la cosa se puso fea y se decretó el estado de alarma. El cual da suficientes poderes al gobierno de la nación para enfrentarse al mismo, que se iba haciendo cada vez mayor, con más contagios, algunos muertos y el descalabro económico, al que hubo que recurrir para contener la pandemia que se avecinaba.
Italia, en un principio hizo lo mismo que España y acabó pagando sus consecuencias, muy tristes en todos sus aspectos, social, sanitario y económico y España, tampoco tomó las previsiones de una posible situación incontrolada como surgió, pese a las advertencias de OMS. Cosa diferente, fue el caso de Japón y Corea del Sur, incluso, Singapur ó Taiwán, que actuaron con rapidez y minimizaron los efectos, claro que aprendieron del colapso que sufrieron en el año 2003 de no repetir la pesadilla que supuso aquel violento virus, mucho más que este, el síndrome respiratorio agudo. Un virus cuando aparece hay que atajarlo de inmediato. Cuando veas las barbas de tu vecino quemar, pon las tuyas a remojar. 

Covid 19