La piedad salva a Gelo

|

ÁNGEL García Seoane, Gelo, músico en su juventud –fue batería de Los Trovadores– se pasó a la política en la madurez y en ella sigue. Líder incombustible de Alternativa dos Veciños –una especie de Podemos con aroma de la ría– lleva ya un feixe de años como alcalde del próspero municipio de Oleiros, se acaba de librar de una buena gracias a la piedad de sus colegas del Consorcio As Mariñas. Él soñaba con derrocar a Santiso y autonombrarse presidente, pero en la reunión que los alcaldes celebraron el viernes ni se trató el asunto. Menos mal, porque si no tenía suficiente chollo –alcalde, exterminador de avispas asesinas, pirómano de plumachos, director de la oficina municipal de atención a los acusicas, donde se procesan todos los datos que se reciben sobre el arboricida de Santa Cristina, y perseguidor de grafiteros–, ahora le llega la época fuerte de la verbenas y deberá dirigir el comando especial de lucha contra el Combo Dominicano. Ni con una sobredosis diaria de Red Bull podría con todo.

La piedad salva a Gelo