AMELIA SECAS EN ARTE IMAGEN

|

Expone en la galería Arte Imagen, Amelia Secas que es una joven pintora viguesa afincada en A Coruña de formación autodidacta, aunque ha asistido a diversos talleres de pintura y grabado, con los profesores Ricardo Rilo, Ali Alí e Isabel Pintado, entre otros; su corta trayectoria expositiva, debida en parte a su juventud, que inició en el 2004 en Orense, hace que desconozcamos su ideario plástico; de modo que, para enjuiciar su obra, sólo contamos con  lo contemplado en la muestra actual de Arte Imagen, de la que deducimos que anda a la búsqueda de un lenguaje propio, ajeno a cánones, si bien es perceptible algún influjo, consciente o no, como el del pintor Xusto Moreda.
La obra expuesta, titulada Descaradas, tiene como eje temático el rostro humano, que repite en modos diversos y en soportes diferentes, destacando sobre todo aquellos que pinta sobre pizarra; por tratarse más de esquemas repetitivos que de auténticos rostros, estos adquieren un carácter emblemático, muy afín a las representaciones de culturas arcaicas o primitivas.
Es precisamente en su carácter arcaico donde reside lo más encantador de estas figuraciones, lo que queda resaltado por el grafismo y el color plano, las dos cualidades más destacables de sus obras; es precisamente cuando se ciñe a ambos medios cuando podemos afirmar que acierta y sus criaturas adquieren un aire de máscara carnavalesca o incluso de máscara votiva o propiciatoria; sobre todo en aquellas que están realizadas sobre pizarras o laxes de bordes irregulares lo que aumenta su carácter  de emblema, de objeto referencial.
Sin embargo cuando estas mismas piezas las coloca sobre soportes con texturas no sólo su fuerza se diluye, sino que rostro y fondo se contradicen. Estas Descaradas, que podrían igualmente ser Descarados, ya que son formas ambiguas, imponen su presencia sobre todo en los grandes lienzos polícromos, donde se arraciman en tonos vibrantes y muy contrastados, en rojo, verde, morado, amarillo, tierra de siena, etc; se trata de rostros enormes, hiperbolizados, con ojos saltones que se salen de sus órbitas y labios protuberantes de aspecto negroide; entre estos destaca la pareja que titula BICA-ME, donde juega con el doble sentido de la dulzura del beso y del biscocho autóctono al que llamamos bica. En suma, estas Descaradas, son por bisemia, criaturas sin rostro propio, pero con “mucha cara”.

AMELIA SECAS EN ARTE IMAGEN