No es una cuestión de ataques, se trata de hacer cumplir la ley

|


RESULTA conmovedora la imagen de ver a los políticos catalanes posando mientras Carme Forcadell acude a contestar una pregunta al juez. Todos juntitos, desafiando a los elementos y tras unas letras en las que se puede leer “Democràcia”, por supuesto, con la tilde al revés para que quede claro que la democracia a la que ellos se refieren es a la catalana. La presidenta del Parlament ha asegurado que si se le ataca a ella se ataca a la institución y a su esencia. Una verdad a medias. En realidad a ella no se le ataca, lo único que se quiere saber es el motivo por el que ella, en su día, decidió saltarse a la torera una decisión del Tribunal Constitucional y, con ello, la propia Ley. Tal vez Forcadell crea que, por eso de ser catalana, está por encima de las normativas.

No es una cuestión de ataques, se trata de hacer cumplir la ley