ESPAÑA ESTÁ DE LUTO POR MANOLO ESCOBAR

|

Hace unos años coincidía con Manolo Escobar en los camerinos del programa Luar que el solía visitar muy a menudo, porque así lo quería la audiencia que, en Galicia, como en toda España, sentía una predilección que llegaba a términos de adoración por Manolo Escobar, a la que él correspondía con las muestras de cariño a los gallegos. ¿Cómo estás Manolo?, …Vamos tirando me contesto sonriente a pesar de que hacía unos meses había pasado por el quirófano para una operación de corazón abierto de la que ya estaba recuperado. Insistí: “Te veo muy bien Manolo, parece que los años no pasan por ti”. Soltó una carcajada y dijo: “Tienes razón Nonito, no pasan… se quedan”. Y se quedaron con él hasta los 82. Coincidí con él en varios festivales, programas de televisión y de aquellos encuentros saqué la conclusión de estar con una  bellísima persona, y no lo digo como cumplido funerario. No fui nunca un empedernido fan musical de él –sí de su talante humano–, aunque en muchos momentos me uniera al coro cantor de sus éxitos y disfrutara de ese amplio catálogo musical que lo coronó como el mejor. Que levante la mano quién no cantara o bailara “Mi carro”, “El porompompero”, “Viva España”… y  todo ese  amplísimo listado de canciones que desde 1961 alfombraron el éxito de su caminar artístico. Un éxito que le vaticinó en sus comienzos la cupletista Raquel Meller cuando la diva se encontró con él de camino al camerino, y le dijo: “Muchacho, tú llegarás... Yo sé de esto lo suficiente y he visto mucho”. Un éxito que nunca se le subió a la cabeza y que disfruto con humildad, lo que le valió el aprecio de sus colegas y de millones de amigos de su arte que hoy lloran su perdida. Fue el más grande cantante “pop... ular” de España. Merecedor de muchos “vivas” a su arte, como el que dio a España, que hoy resuena hasta en los campos de fútbol como banda sonora de la “roja”. Fue un gran artista, una persona entrañable, que ha abandonado este mundo como él quería, rodeado de su familia y de las muestras de admiración y respeto que él cosechó con su forma de ser y estar. ¡Viva Manolo Escobar!

 

ESPAÑA ESTÁ DE LUTO POR MANOLO ESCOBAR