A la espera de la ayuda de los malos

|

EL Deportivo de hace unas jornadas se hubiese desmoronado cuando el Athletic marcó el primer gol; este se levantó y empató. El Deportivo de hace unas jornadas hubiese claudicado cuando el Athletic anotó el segundo tanto; este se levantó y empató e incluso en el último minuto dispuso de una ocasión `para haber logrado la victoria. Pero reducir el partido a esas circunstancias es falsear la verdad. En el equipo hay algún jugador que dentro de unas semanas celebrará el segundo aniversario de su retirada; algún otro que todavía no se sabe si alguna vez fue futbolista y así es muy difícil ganar partidos, se siente quien se siente en el banquillo. Hay demasiado lastre en la plantilla como para pensar en que el equipo coja altura; el mercado de invierno no sería mala época para intentar colocar parte de ese peso muerto. No será fácil encontrar comprador, pero no se puede esperar a que ocurra como la temporada pasada y la salvación llegue porque hay tres rivales aún peores.

A la espera de la ayuda de los malos