Una foca destinada a la ría de Arousa

|

Australia está tan lejos que no es fácil saber –ni siquiera aproximadamente– cómo es su mar, pero en alguna zona debe de ser como fue la ría de Arousa en otros tiempos. Antoine Dicenta y Graham Palmer, un francés y un inglés,  saben lógicamente más de Europa que de Oceanía, pero hasta allí se fueron dispuestos a regresar forrados. Disponían de una tonelada de cocaína y éxtasis que intentaron ocultar entre unas algas. Una foca que dormía en el lugar se despertó, empezó a gritar y la Policía, que ya perseguía a los narcos, los detuvo. Si llega a haber focas en Arousa podrían llegar a ser policías honorarios.

Una foca destinada a la ría de Arousa