Nordés en el aire, frío en los cestos

Deporte Campeón-2015-03-16-030-1e760d49
|

Hubo capturas en la apertura de la temporada truchera pero no se vieron cestos llenos. Es algo cada vez más difícil en el ‘País de los Mil Ríos’ del que versaron Cunqueiro y Otero Pedrayo. Solo los más avezados y ‘chiripeiros’ pudieron presumir de muchas capturas. El frío de la mañana, con temperaturas medias de 7º y una sensación térmica que congelaba al personal, tenía su prolongación en las aguas, muy frías.
En bastantes cauces se podía observar a pescadores con ‘unha ou dúas pequenas’.
En cualquier caso, desde casi todos los puntos en la provincia coinciden en decir que a medida que se fue acercando el mediodía las picadas fueron fortuitas y casuales.
Los cotos emblemáticos también dieron sus pintonas a primera hora, aunque por la tarde hubo un pequeño repunte a decir de los pescadores que acudieron a los ríos ‘de la costa’ como el Grande en Baio o el Anllóns en Carballo.
En los cotos de Ferrolterra las capturas fueron escasas, así como en los tramos libres, incluidos los afluentes de As Forcadas.
Los que se perdieron por la zona de Aranga estuvieron más protegidos del viento tanto en el Mandeo como en el Deo pero no se escucharon grandes elogios a la jornada. Si acaso algún ‘cumplimos’, con medio cupo. Incluso pescadores de muchas horas en estos cauces significaron la escasez de pintonas comparado con otras temporadas.
El Tambre regaló alguna captura de porte pero también algún sonoro ‘capotazo’, así como los embalses. Vilasenín, donde no cabe una caña, funcionó ‘por zonas’ pero dio sus truchas.
Los pescadores que salieron hacia ríos de Lugo frecuentados por troiteiros coruñeses, cotos y regatos, como en el Alto Ulla o Abadín, hablan de muchísimo frío, e incluso de anillas congeladas, así como el agua, absolutamente gélida.
Capturas a miñoca, algo a cucharilla y pez artificial en algunos tramos.
La miñoca, sobre todo en manos de los más veteranos, dio sus frutos cuando el río todavía se desperezaba de la noche.
Poco tiempo quedó para pescar con las cuerdas de ahogada y ‘buldó’, los ‘trallos’. Como se suponía, las moscas oscuras de apertura fueron tomadas tímidamente en los momentos en el que el sol salió, pero tampoco fue ‘el día del mosquito’.
Sí, tuvieron premio los mosqueros en las zonas sin muerte, sobre todo pescando a ninfa. Es evidente que esta técnica se impone con notable firmeza dentro del mundo de la pesca a mosca. De hecho, hoy por hoy, si se quieren tener capturas, parece la mejor forma de comenzar la temporada. Marzo en Galicia invita a pescar con mosca seca en momentos muy puntuales del día salvo que haya una ola de calor y los ríos bajen con poca agua.
La tarde dejó los ríos con pocos pescadores, un pequeño repunte en la actividad delas truchas y muchas ganas de seguir aprovechando una temporada que cada vez es más pequeña por los recortes administrativos. Hoy lunes descansarán los ríos. Es un día en el que la pesca está prohibida después de un domingo en el que miles de troiteiros volvieron a desahogarse a sus cauces favoritos. Como quiera que pescar, en sí, no es un fin, sino un camino.
Posiblemente haya sido una buena jornada para todos. Solo con poder pisar el río ya lo es.

Nordés en el aire, frío en los cestos