Fabien azota A Coruña y ocasiona más de 200 llamadas a Bomberos y Policía Local

El Ideal Gallego-2019-12-22-004-2a305a40
|

El temporal Fabien no dio tregua ayer a Bomberos y Policía Local. Toda la jornada estuvo marcada por cerca de un centenar de incidencias en la ciudad, desde desprendimientos de ventanas y árboles arrancados, hasta vuelos cancelados en Alvedro. Y es que a las 20.00 horas, los servicios de emergencias ya habían recibido más de 200 llamadas. La borrasca comenzó a dejar su huella por la mañana, cuando en la calle de Rosalía de Castro, a las 11.00 horas, la fuerza del viento provocó la caída de unos ventanales desde un octavo piso, a la altura de los números 8-12. La estructura, precipitada sobre la vía, no afectó a ningún viandante, pero sí causó serios daños en dos vehículos estacionados en la travesía.

Otra de las imágenes más impactantes de la borrasca Fabien, que azotó A Coruña con fuerza, se pudo observar en la plaza de A Palloza, que estaba cerrada al público, como las del resto de la ciudad. Allí dos árboles fueron arrancados por las intensas rachas de viento. Ocurrió lo mismo en San Diego, y en Caballeros otro árbol fue partido a la mitad. Los desprendimientos fueron otra de las constantes durante el transcurso del día. En Os Rosales la Policía Local tuvo que cerrar temporalmente un tramo de la calle Emilio González López por la caída de cascotes de la fachada del número 8. Ya entrada la tarde la situación, lejos de calmarse, empeoró.

Los agentes de la Policía Local se desplazaron a la Ronda de Outeiro, frente a la estación de tren, donde una lona corría peligro de precipitarse de un andamio. A las 18.00 horas los Bomberos se acercaron para asegurar una estructura en San Andrés, donde de desprendió una uralita y varias tejas. Pero Fabien también la tomó con los ornamentos lumínicos colocados por toda la ciudad. En la Marina se vinieron abajo varias partes del alumbrado de Navidad y en la entrada a la Tercera Ronda por el Pavo Real también se produjo la rotura de uno de los arcos instalados. 

En Marineda, la tarde navideña de compras se tornó en una escena poco agradable. Las casetas del poblado navideño instalado en la plaza exterior del centro comercial sufrieron daños y se desplomaron al interior del aparcamiento. El listado de incidencias se amplió a medida que pasaban las horas. Paneles de la cubierta del estadio de Riazor que volaron, varias chapas de la estación de trenes que cayeron a las vías y la cubierta del polideportivo de A Sardiñeira sufrió daños.

Vuelos cancelados 
Por la mañana la compañía aérea Iberia tomó la decisión de cancelar todos los vuelos con destino a Galicia por la alerta naranja decretada. El temporal complicó la operatividad del aeropuerto de Alvedro durante todo el día. A las 21.00 horas el aeródromo coruñés había sufrido siete desvíos y cinco cancelaciones de vuelos. Además, las estaciones de MeteoGalicia y Aemet en la ciudad marcaron durante varios momentos de la jornada rachas de viento superiores a los 100 km/h. En el dique de abrigo se llegó a los 117,4 km/h; la estación del Observatorio, 109 km/h; Bens, 106,6 km/h; y el puerto exterior 105,5 km/h.

Área metropolitana 
Fabien también se hizo notar en las comarcas de A Coruña y Betanzos con caídas de árboles y cascotes, además de balsas de agua en carreteras y cunetas.

En Miño se vino abajo un muro en la calle de Rabazal y varios ejemplares arbóreos, concretamente, en la carretera de Leiro, en la N-651 en Ponte Baxoi y en Sambollo. El alcalde, Manuel Vázquez Faraldo, destacó la “magnífica labor” de Protección Civil para restablecer la normalidad en estas zonas.

El viento provocó el desprendimiento de varias tejas de dos edificios de O Temple, Cambre, que se precipitaron sobre vehículos aparcados, mientras que en Bergondo la tromba de agua rompió el firme de la carretera de Loureda (Guísamo). Los efectivos de Emergencias de Bergondo dedicaron toda la jornada a la retirada de árboles en Reboredo, A Lagoa, Bergondiño, Mariñán y Lubre.

En Carral la tónica fue la misma, con cuatro troncos caídos –dos en Sergude, uno en Ponte Lago y otro entre Quembre y Barcia–. Por su parte, un coche quedó “encallado” en una gran masa de agua en Fonte da Balsa, Culleredo.

Además, en el área hubo cortes de luz que afectaron a más de tres mil quinientas viviendas. Dadas las previsiones de mal tiempo, los municipios tomaron precauciones. En Sada se cancelaron las actividades navideñas e incluso el habitual feirón, mientras que Arteixo pospuso los conciertos dentro del programa de la Feira do Galo. La misma suerte corrió la Papanoelada promovida por los ayuntamientos de Betanzos, Sada, Paderne, Oza-Cesuras, Abegondo, Coirós y Bergondo.l

Fabien azota A Coruña y ocasiona más de 200 llamadas a Bomberos y Policía Local