Miño desbloquea la urbanización de Piñeiro tras siete años de conflictos

|

Giro inesperado en relación con el Monte Piñeiro. El Ayuntamiento de Miño ha alcanzado un acuerdo con las empresas implicadas en la adjudicación, en virtud del cual todas las aspirantes (Valleehermoso División Promoción SA, Promociones Areal SA y la UTE (Temporal de Empresas) J. Constantino Núñez, SL, Odegal, SL y Lucus Urban, SL) se comprometen a desistir de los recursos contenciosos interpuestos y a presentar, en el plazo de dos meses, el proyecto de reparcelación del sector “para desarrollar el ámbito bajo la tutela municipal y reconociendo el derecho de reversión de los propietarios que así lo han solicitado”, indicaron desde el gobierno local que preside, desde hace solo un par de semanas, Jesús Veiga Sabín.

El Ayuntamiento tutelará el desarrollo tras llegar a acuerdo con las empresas

El alcalde, que en los últimos días se reunió con representantes de las empresas, firmó un convenio transaccional y de gestión urbanística que, de acuerdo con las explicaciones ofrecidas este lunes por el ejecutivo local, permitirá reanudad el desarrollo urbanístico del denominado sector “R 3 Piñeiro”. La previsión del regidor es que las obras puedan empezar antes de que termine el año, “con la conformidad de todos los agentes intervinientes”, manifestó Veiga Sabín.

El Ayuntamiento de Miño también ha resuelto la liquidación del contrato con la empresa en su día resultó adjudicataria de la concesión administrativa que, según fuentes municipales, “renuncia a reclamar cualquier concepto indemnizatorio al Concello de Miño”. Según el convenio, la UTE de Lugo solo demandará la devolución del importe ingresado en concepto de canon, “para lo cual ha concedido un plazo de cinco años”, matizó Veiga.

La adjudicataria solo reclamará la devolución del canon, en cinco años

En este punto, el el equipo de gobierno adelantó que pretende afrontar dicha devolución con el importe que se obtenga de la enajenación del 10% del aprovechamiento urbanístico que le corresponde al Ayuntamiento de Miño, y a través de la compensación que se pueda obtener de las licencias urbanísticas, consiguiendo así que el desarrollo urbanístico de Monte Piñeiro “se autofinancie”, añadió el sucesor de Juan Antonio Maceiras.

El gobierno municipal elevará a pleno los citados convenios para su ratificación por parte de la corporación de Miño.

Miño desbloquea la urbanización de Piñeiro tras siete años de conflictos