El PSOE de Arteixo firma ante notario y el PP de Oleiros se viste de corto para bajar al césped

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-07-016-2a1fd54f
|

Dependiendo del momento en el que el lector tenga esto en sus manos –o en su soporte electrónico–, quedarán más o menos horas para el arranque de la campaña electoral, que será a medianoche. Puede incluso que, sin haber tenido tiempo antes, la vorágine de mítines, de coches con megáfonos, de asambleas ciudadanas y demás actos relacionados con la petición del voto le haya pasado por encima sin estar preparado para ello. No pasa nada. Las campañas es lo que tienen, que puedes subirte al carro en cualquier momento, que apenas estarás fuera de juego. El uso de este símil futbolístico, tan manido para todo, viene al caso de que, entre otros asuntos, de balompié va la cosa.
A los terrenos de juego en los que se practica este deporte, concretamente, se refirió la candidata del PP de Oleiros, Tristana Moraleja, quien se muestra empeñada en darle dignidad a los futbolistas del municipio, sobre todo a los más pequeños, que como recordó ya se han quejado, a través de sus clubes, de la desventaja que supone jugar en tierra. Y no porque se hayan vuelto unos señoritos, sino porque supone ya un agravio comparativo el hecho de competir en distintas condiciones que el resto de equipos de sus ligas.
Y el riesgo de lesiones, y que cuando llueve mucho es impracticable, entre otros motivos.
“Tenemos infinidad de rotondas con hierba artificial y en los campos, tierra. Es vergonzoso”. Así se quejaba, recientemente, el Atlético Perillo tras la negativa de un equipo rival a disputar un encuentro sobre la arena de Montrove.
Y como no todo iba a ser fútbol –semana de semifinales de Champions mediante–, el PSOE de Arteixo desafió al deporte rey en la jornada de ayer. Ni Messis ni Guardiolas, el protagonista en el centro cívico por la noche fue Martín Seco, candidato socialista a la Alcaldía.
Lista renovada, con gente joven por un lado y experimentada –y joven también, no se ofendan– por otro. El secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, y el diputado nacional Eduardo Madina arroparon al equipo del PSOE arteixán.
Presentaciones aparte, varias horas antes Martín Seco se personó en una notaría de Arteixo para firmar un compromiso. Mejor dicho, quince compromisos. Quince puntos básicos que el candidato socialista considera imprescindibles. Innegociables. Ineludibles.
Promesas “realizables” que, en el caso de no cumplir, siempre y cuando disponga de una mayoría suficiente para gobernar, no le permitirán, y así lo rubricó, presentarse a las siguientes elecciones municipales, las de 2019. Compromisos encaminados a acercar el Ayuntamiento a los ciudadanos; dirigidos a hacer de la transparencia una costumbre y no algo excepcional; medidas concretas para favorecer al comercio y la hostelería local o la puesta en marcha de un servicio de transporte interparroquial que conecte a todos los vecinos con el centro neurálgico de Arteixo.
Quedarse en el PP oleirense o el PSOE arteixán sería ser injustos con el resto, pero quizás nombrando otros actos también se caiga en ese error, debido a la gran cantidad de partidos que, en unos y otros ayuntamientos, se presentan de cara al 24-M.
En Sada, por ejemplo, presentó en la tarde de ayer su candidatura Ciudadanos, con Augusto López al frente. Un equipo derivado de la huida de varios de ellos –entre otros, los dos primeros de la lista– de UPyD y su desembarco en la fuerza liderada por Albert Rivera.
López ya reconocía, en una entrevista a este medio, que el optimismo se ha instalado en su partido y que no descartan nada de cara a la cita con las urnas. Una plaza política difícil, la de Sada, como así lo reconocen sus propios protagonistas, lo que acompañan a Ciudadanos en esta carrera hacia la alcaldía que ahora ocupa Ernesto Anido, como tercera fuerza en 2011.
Si Sada tiene algo especial, es precisamente eso. Los dos partidos más votados en los comicios de hace cuatro años, están en la oposición.

El PSOE de Arteixo firma ante notario y el PP de Oleiros se viste de corto para bajar al césped