Trump promete “devolver el poder al pueblo” y poner a EEUU en primer lugar

|

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer el comienzo de una nueva era que se caracterizará por el traspaso del poder del “establishment” al “pueblo” para “poner a Estados Unidos primero”.
“Vamos a determinar la causa de EEUU y del mundo durante los próximos años”, dijo al inicio de un discurso de unos 15 minutos de duración escrito por él mismo que pronunció en Washington, en la explanada del Capitolio, tras tomar posesión de su cargo. Trump destacó que, si bien cada cuatro años el 20 de enero se repite el mismo ritual, “la ceremonia de hoy tiene un significado muy especial”: “no estamos transfiriendo el poder de un Gobierno a otro, o de un partido a otro, estamos quitando el poder de Washington DC y se lo estamos devolviendo al pueblo”.
“Durante demasiado tiempo un pequeño grupo en la capital de nuestra nación se ha quedado con la recompensa mientras que el pueblo se ha quedado con el coste. El establishment se protegía a sí mismo, pero no a los ciudadanos”, criticó.
“Esto cambia justo aquí y justo ahora”, proclamó. “El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en el que el pueblo estadounidense volvió a controlar esta nación”, afirmó, prometiendo que “nadie será olvidado” y que “todo el mundo será escuchado”. El principal objetivo de este “movimiento crucial” será “poner a Estados Unidos primero”. Trump lamentó que Washington haya “gastado miles de millones de dólares” en defender y hacer crecer a otros países y aseguró que impondrá “una nueva visión” para revertir todos estos fondos en suelo estadounidense. “La fortaleza de nuestro país ha desaparecido de nuestro horizonte y, a partir de ahora, cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración o asuntos exteriores se tomará para beneficiar a los estadounidenses”, dijo. “A todos los estadounidenses: nunca más volveréis a ser ignorados, vuestras voces, vuestras esperanzas y vuestros sueños definirán nuestro destino y vuestra valentía nos guiará siempre. Haremos que Estados Unidos vuelva a ser fuerte, vuelva a ser rico, vuelva ser orgulloso, vuelva a ser seguro. Juntos haremos que Estados Unidos vuelva a ser grande otra vez”, concluyó.
Por su parte, Barack Obama dirigió ayer a los estadounidenses sus primeras palabras como expresidente y les alentó a seguir trabajando por un mejor país, asegurando que siempre les acompañará y subrayando que “esto es solo una pausa”.
“Esto no acaba, es solo una pequeña parada. No es un punto, es una coma en la progresiva historia para construir Estados Unidos. Y os prometo que estaré con vosotros”, dijo en el discurso que pronunció desde la base militar de Saint Andrews tras la toma de posesión de Donald Trump.
Obama recalcó que cuando comenzó “este viaje” lo hizo con “plena fe” en el pueblo estadounidense y “en su capacidad para cambiar el país de forma que la vida pueda ser mejor”. “Y el cambio no empezó desde arriba, sino desde abajo”, valoró.
A este respecto, sostuvo que su mujer, Michelle, y él solo han sido los primeros espadas de los estadounidenses. “Hemos sido su cara y algunas veces su voz en la pantalla de la televisión y en los micrófonos, pero esto nunca ha sido sobre nosotros, sino sobre vosotros”, afirmó.
Por otro lado, la excandidata demócrata, Hillary Clinton, justificó su asistencia a la toma de posesión de Trump explicando que de esta forma pretende “honrar” la democracia estadounidense. “Estoy aquí para honrar nuestra democracia y sus imperecederos valores. Nunca dejaré de creer en nuestro país y su futuro”, dijo. La que fuera jefa de la diplomacia estadounidense acudió junto a su marido, el expresidente Bill Clinton, al Capitolio, escenario de la investidura. Es tradición que los antiguos mandatarios atestigüen la toma de posesión de sus sucesores.
El papa Francisco felicitó al nuevo presidente de Estados Unidos y abogó por que se deje guiar por “valores éticos” durante los cuatro años que pasará en la Casa Blanca. “Rezo por que sus decisiones estén guiadas por el rico espíritu y los valores éticos que han marcado la historia del pueblo estadounidense y el compromiso de su país con el progreso de la dignidad humana y la libertad”, dijo.
Mientras, el rey Felipe envió un telegrama de felicitación a Trump para darle la enhorabuena. Y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, deseó “éxito” al nuevo presidente de EEUU, y le trasladó el deseo de España de seguir con la “magnífica” y “provechosa” relación que ambos países han mantenido durante la presidencia de Obama.

Trump promete “devolver el poder al pueblo” y poner a EEUU en primer lugar