CARBALLO-El PP se queda solo en su defensa de la elección directa de los alcaldes

|

La propuesta de reforma de la ley electoral para que el alcalde sea elegido de manera directa por los ciudadanos sigue dando mucho de qué hablar en los ayuntamientos de la zona. Ayer le tocó el turno a Coristanco, con el debate de dos mociones en el pleno ordinario, una a favor y otra en contra presentadas respectivamente por PP y TEGA, aunque solo la del equipo de gobierno salió adelante; eso sí,  con los únicos votos de sus concejales.
Al igual que pasara en Carballo a principios de mes, la propuesta del gobierno del Estado solo parece convencer a los conservadores.
El grupo de gobierno defendió la moción que está presentando el Partido Popular en todos los ayuntamientos del Estado en la que se apoyan “las modificaciones legales oportunas que garanticen  el respeto a la voluntad de la mayoría de los ciudadanos y la estabilidad del Ayuntamiento, del tal manera que el cabeza de la lista más votada en las elecciones locales sea elegido alcalde”. Para el regidor, Antonio Pensado, esta propuesta es acertada porque “a democracia debe de estar nos cidadáns e non nos concelleiros. Que elixan os veciños o que queren que sexa o seu alcalde”.

Críticas
El centrista Amancio Lavandeira, único portavoz de la oposición presente en la sesión plenaria, criticó las pretensiones del Partido Popular por tres cuestiones fundamentales: la finalidad de la reforma; qué entiende el PP por mayoría; y la falta de consenso con el resto de las fuerzas políticas  del Estado.
Al respecto de la finalidad de la reforma, Lanvandeira afirmó que “non é outra que conseguir que nos concellos no que o PP dispoñía ata o de agora de maioría absoluta, poida seguir manténdose no poder, aínda que perda, se é o partido máis votado”.  Esto, aseguró, solo permitiría que el bipartidismo se eternice “xa que só o PP e o PSOE saerían beneficiados desta reforma” porque para “partidos minoritarios como TEGA, Compromiso por Galicia, CG, BNG ou Anova sería moi difícil que acadases algunha alcaldía”.
Al portavoz de Terra Galega tampoco le convence la posible medida que toman los populares para definir la mayoría, que  podría ser de un 40% “o que nos parece un verdadeiro atropelo democrático”, ya que para él la verdadera mayoría están en obtener el 51% de los votos.
“As maiorías constitúense negociando, cedendo, pero non impoñendo” dijo, defendiendo el sistema parlamentario actual, por lo que “o mesmo dá que o alcalde sexa elixido polos concelleiros que polo voto directo dos veciños”.
Lavandeira también criticó que el gobierno popular proponga esta reforma de forma unilateral y sin ser debatida y consensuada con el resto de los grupos políticos ya que “a reforma que propoñen é de tal envergadura que cambia as regras do xogo, e por iso ten que ser co maior consenso social, algo que o PP non pretende, senón que o que pretende é establecer a dedo as eleccións dos alcaldes”. Éste extremo fue rebatido por el regidor para el que “cando elixen os veciños non hai elección a dedo”.
Aunque no estuvo presente en el pleno, la portavoz del BNG coristanqués, Laura Mariño, también criticó la moción presentada por el PP en un comunicado.
La nacionalista apunta a que la reforma de la ley que propone el gobierno para que se elijan directamente a los alcaldes “non xera máis democracia, senón menos, e non busca dar maior voz a veciñanza, senón intentar manter un poder que temen perder nas urnas”. Cree que es “insultante” que el PP de Coristanco presente esta moción cuando evita debatir sobre la eliminación de las candidaturas de las personas imputadas.
“É unha verdadeira mostra de cinismo. Se o Partido Popular quere rexenerar a vida política, com di, debe propoñer que ningunha forza política inclúa nas súas candidaturas electorais a persoas imputadas xudicialmente, e en primeiro e urxente termo, forzar a dimisión das moitas personas que, como no caso de Coristanco, se atopan nesta situación, día si e día tamén de visita nos xulgados”, concluyó Mariño.

CARBALLO-El PP se queda solo en su defensa de la elección directa de los alcaldes