Denuncian una ola de robos en centros comerciales desde el Black Friday

Explanada exterior de una de las grandes superficies de la ciudad | quintana
|

Pasadas las 12.00 horas del lunes, un vigilante del Media Markt de Marineda City detuvo a un sujeto que trataba de huir con una PlayStation y unos cascos. El valor de lo robado superaba los 500 euros. Tras una corta persecución, el trabajador de seguridad pudo darle alcance a la altura de Ikea y, a pesar de que se resistió, pudo detenerle y entregarlo a la Policía Nacional. No es una excepción: el sindicato FSP-USO calcula que se están realizando una media de dos o tres arrestos por semana desde que se celebró el Black Friday.    

Los vigilantes de seguridad advierten de que el perfil del ladrón es variado, pero que muchos de ellos son toxicómanos que trabajan por encargo. “Ven por internet un ratón para ordenadores y les encargan que roben ese modelo, y les pagan con droga”, explican. 

En otras ocasiones, los usan como cebo, como ocurrió el lunes: el ladrón detenido seguía un modus operandi que consistía en retirar las alarmas de varios objetos y enviar como señuelo a un toxicómano que llevaba oculto el producto de menos valor. Si el servicio de seguridad no lo detenía, el ladrón pasaba después. 

Pero el sospechoso, de nacionalidad rumana y con varios antecedentes en su haber, había realizado un robo ya la semana pasada, de manera que los vigilantes estaban sobre aviso y lo tenían identificado. Cuando vio que detenían a su cómplice, el presunto ladrón abandonó el botín y trató de marcharse sin más, pero lo detuvieron gracias a las imágenes de las cámaras.  

Dificultades    
En algunos casos, el arresto resulta más difícil, y a veces los sospechosos amenazan con armas blancas a los guardias para tratar de eludir la detención o se dan a la fuga. 

Conviene señalar que los hurtos en los centros comerciales son un fenómeno común, y más en A Coruña, que cuenta con muchas superficies de este tipo, pero este año hay más actividad que nunca. Desde el FSP-USO lo achacan a recortes en las medidas de seguridad, que incitan a los ladrones a actuar pensando que no serán descubiertos.  “Lo sabemos porque nos lo dicen ellos mismos cuando los detenemos”, señalan los vigilantes.

“Dejad de venir que lleváis una temporada...”, les dicen los propios trabajadores, pero los sospechosos les replican asegurando que “aquí es más fácil”, explica un vigilante de seguridad. Sobre todo, buscan artículos electrónicos y hace unos días se sorprendió a uno de ellos llevando tres tablets. Igual que en el caso del lunes, fue entregado a la Policía Nacional.

Denuncian una ola de robos en centros comerciales desde el Black Friday