Los trabajadores de recogida de basuras demoran la huelga hasta el miércoles

Las frecuentes averías provocan que los camiones de basura tengan que salir también por la mañana para completar las recogidas | javier alborés
|

Al final, los contenedores no amanecieron rebosantes de basura. Por lo menos, hoy. La empresa justificó el que todavía no se hubieran pagado varias indemnizaciones que adeuda a los trabajadores alegando que los trámites se llevan a cabo en la central de Madrid, donde la celebración de unos festivos locales había demorado el papeleo. El presidente del comité de empresa de Ferrovial-Cespa, Luis Varela, del sindicato STL, comprobó personalmente los papeles en los que figuraban dichos trámites y de común acuerdo se decidió demorar la proclamación de la huelga hasta el miércoles con la esperanza de que se satisfaga esa deuda. “Si no, se va a la huelga”; advirtió.

Aunque el comité de empresa había sido muy crítico con la patronal, la reunión que mantuvieron en la sede de Cespa en el polígono de A Grela acabó de convencerles de que la empresa no les estaba dando largas, simplemente, a la hora de tramitar esas cuatro indemnizaciones que faltaban de la docena requerida. Una de ellas, por defunción. Efectivamente, días atrás se celebraron dos festivos con puente en la capital, de manera que no fue posible para Cespa realizar algunas gestiones. La propia empresa calcula que tres días laborables es el plazo que necesita para rematar todos los trámites y abonar las indemnizaciones.


Mediación
Por otro lado, el Consello Galego de Relacións Laborais telefoneó a ambas partes para mediar en el conflicto. La institución autonómica actúa a instancias del Ayuntamiento, después de que la concejala de Medio Ambiente, María García, reconociera que “ata agora non foi posible achegar posturas, é o momento de acudir ao órgano que ten as competencias en mediación e arbitraxe”. El Consello actuó con prontitud y contactó ayer con ambas partes para que celebraran una reunión el miércoles a las once de la mañana, aunque habrá una cita previa el lunes con el comité.

Si se satisfacen esas indemnizaciones, la labor del órgano autonómico será fácil: los delegados de Cespa han ido consiguiendo poco a poco todas las reclamaciones que surgieron a raíz del cambio de ambas concesiones, la de limpieza viaria y la de recogida de basuras, que por el momento sigue gestionando Cespa. El comité ha querido asegurarse unas condiciones laborales favorables sin importar qué empresas se hagan con las concesiones y ha presionado a menudo para conseguirlo, esgrimiendo la amenaza de la huelga. Han sido meses muy largos para la Consellería de Medio Ambiente, que ha tenido que reunirse en varias ocasiones con los delegados del sindicato STL, mayoritario en los dos servicios.


Averías constantes
Sin embargo, el problema que han percibido los ciudadanos, el de la basura amontonada en la calle, no está relacionado directamente con los conflictos laborales. Los problemas en la recogida de basura comenzaron en febrero, cuando empezaron a averiarse los camiones. Según STL, el motivo no era otro que el envejecimiento del parque móvil, que no cumplía en muchos casos las medidas de seguridad.


Muchos camiones salían a hacer la ruta de recogida solo para volver después de que se sobrecalentaran o se quedara inutilizado el sistema neumático. La concesionaria, presionada por el Ayuntamiento, tuvo que reforzar el taller y poner a punto los camiones, e incluso alquilar algo de maquinaria, dado que también las barredoras de limpieza viaria presentaban graves deficiencias.

Impugnación
La situación se deterioró rápidamente el seis de abril, cuando descubrió lo que consideraban un “grave error en los pliegos de condiciones”, que afecta los sueldos de los trabajadores. El principal problema es que incluyeron los sueldos de 2018 en vez de los de 2019, lo que suponía una diferencia de 400.000 euros. Hay que señalar que los trabajadores colaboraron en la redacción del pliego de condiciones y tampoco descubrieron el error hasta el último momento.


Los trabajadores consiguieron impugnar el pliego ante el tribunal de la Xunta, aunque ya entonces el Ayuntamiento lo había retirado al reconocer el error. Desde entonces, la tensión y las negociaciones se han vuelto una constante.

Los trabajadores de recogida de basuras demoran la huelga hasta el miércoles