Un Día del Libro atípico con entregas a domicilio y las librerías cerradas

Trabajadores de la librería Arenas preparan envíos a domicilio | patricia g. fraga
|

El Día del Libro no pudo ser celebrado ayer como cualquier amante de las historias y los relatos habría querido: acudiendo a una librería para comprar, regalar o disfrutar de la lectura en su ambiente favorito. La crisis provocada por el coronavirus y el confinamiento, así como el cierre de las actividades no esenciales, han dejado una escena atípica en la ciudad, donde los libros llegaban a los hogares coruñeses en bicicletas y camiones de reparto.

“Recibimos pedidos durante toda la mañana de manera telefónica y se agradece mucho”, explica el responsable de la librería Arenas, Manuel Arenas, que cumple este 2020 treinta años como librero. El hecho de no poder celebrar este día tan especial de forma presencial ha provocado que tengan que dejar atrás los planes que tenían. “Queríamos hacer presentaciones, actos especiales, firmas, charlas y actividades, pero ahora hemos tenido que conformarnos con este día triste que celebro con resignación”, reconoce. Sin embargo, se siente contento por “poder dar la felicidad de llevarle un libro a quien quiere leer”, sostiene con satisfacción. En cuanto al hecho de poder celebrar el Día del Libro en julio, mes al que se prevé que se aplace, Arenas explica que “no va a tener la importancia que tiene el 23 de abril, que se celebra a nivel mundial”, dice.

Arenas forma parte, además, del manifiesto en defensa del libro, un documento que defiende el sector. “La paralización de la economía está provocando una crisis profunda de alcance mundial y de duración aún imprevisible que afectará a todos los sectores de nuestras sociedades. El del libro es uno especialmente vulnerable a los efectos de la pandemia: librerías cerradas; producción, distribución y exportación de libros paralizadas”, reza el comunicado. Los firmantes solicitan, entre otras cosas, recuperar las cifras de compras institucionales anteriores a 2010 para bibliotecas públicas.

Con motivo de la celebración vivida ayer, el Servicio Municipal de Bibliotecas del Ayuntamiento lanzó la campaña “Mollámonos polo libro”, con la que visualizará la delicada situación de un sector clave en la vida cultural de la ciudad. Con ella, el servicio municipal invita a participar a todo el que esté interesado en la cadena del libro mediante un mensaje de unidad para hacer frente a la travesía a la que se enfrenta en esta situación.

 

Agentes culturales

Desde ayer, las bibliotecas coruñesas dedicarán cada jornada a presentar un agente cultural del sector para reconocer su papel en el proceso de elaboración del libro. De este modo, escritores, ilustradores, editoriales, librerías, bibliotecas, lectores y narradores se unen en una campaña protagonizada por un original spot que contó con el apoyo de las principales entidades sectoriales.

Por otra parte, la UNED A Coruña celebró este Día del Libro con un ciclo de conferencias, cursos y Encuentros con Escritores (CFR) online en abierto y de forma gratuita. Este proyecto de actividades varias, conducido por Javier Pintor desde el CFR, ha contado con la participación, entre otros de grandes autores como Almudena Grandes, Eduardo Medonza, Rosa Montero, Antonio Muñoz Molina o Eloy Tizón, entre otros.

Un Día del Libro atípico con entregas a domicilio y las librerías cerradas