Más de 600 corredores participan en el Desafío Bomberos y recorren ocho kilómetros repletos de obstáculos

|

Más de 600 corredores participaron ayer en la tercera edición del Desafío Bomberos, una gran carrera de obstáculos que tuvo lugar en el parque de Bens.
Los participantes debían completar un recorrido de ocho kilómetros en el que se encontraban con más de treinta obstáculos de todo tipo. Muros, rampas, cuerdas, saltos por encima de fuego e incluso nadar para recorrer un estanque fueron las pruebas a las que se sometieron los corredores.
Los participantes salían en tandas cada 20 minutos y entre ellas hubo hueco para los más pequeños, con dos rondas para niños de cuatro a once años.
Uno de los objetivos de esta iniciativa era “hacer algo dirigido a toda la familia. Hay padres que vienen a la carrera de adultos y dentro de un rato sus hijos participarán en la infantil también”, aseguró Rubén Prado, coordinador de la prueba.
Aunque muchos de los participantes son profesionales que dedican muchos meses de preparación para este tipo de pruebas, “hemos querido llegar a un público más amplio, por lo que los obstáculos no son muy complicados, queríamos que cualquier persona pudiera participar”, afirmó Prado.
Además, contaba que “muchos participantes corren en grupos de cuatro o cinco y se ayudan a superar los obstáculos más difíciles. Eso también es un poco el espíritu de esta carrera”.

Pruebas
Entre los participantes, comentaban que la prueba más complicada de este gran recorrido era en la que tenían que atravesar un estanque desplazándose a mano por una escala horizontal y llegar al final completamente secos.
El primer clasificado de una de las tandas, Nolo Romero, aseguró que “lo más complicado fue mantener un ritmo tan alto de carrera para dejar a los demás atrás”, pero que “estaba orgulloso” de lo conseguido y luchará por obtener una buena posición “en la liga nacional de este tipo de carreras”, en la que ya es campeón de España ”en la categoría de equipos”, comentaba.
En la misma tanda que Romero participó Sofía Fernández, la primera mujer en completar los ocho kilómetros. Para la participante fue “bastante complicado, porque me caí al principio y me hice varias heridas, pero llegué hasta el final con ganas y haciendo un buen tiempo, por lo que estoy muy contenta”.
El objetivo principal de esta carrera, organizada por el equipo de Bomberos de A Coruña, era recaudar dinero para participar en las Olimpiadas de Bomberos, que tendrán lugar el año que viene en China. Los bomberos coruñeses son campeones en la prueba de “carrera de escaleras” y buscarán repetir el triunfo. l

Más de 600 corredores participan en el Desafío Bomberos y recorren ocho kilómetros repletos de obstáculos