Las inmobiliarias solicitan mayor control de las viviendas embargadas

La mansión de A Zapateira, en la calle de Aguaceiros, permanece okupada | quintana
|

Los últimos casos de okupación ilegal en la ciudad y el incremento de esta práctica en la comunidad gallega ha vuelvo a poner el foco sobre los okupas y el conflicto social que generan. La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) “Según datos facilitados por el Ministerio del Interior, en Galicia se han realizado 79 denuncias por okupaciones ilegales en lo que va de año, lo ue la sitúa como la comunidad con mayor incremento de denuncias respecto al año anterior”, indica el presidente de la federación, Benito Iglesias. Dentro de este balance, la provincia coruñesa es, dentro de Galicia, la que mayor incremento ha sufrido.

En los últimos meses, A Coruña ha sido testigo de varios casos mediáticos, como el de la mansión de la calle de Aguaceiros, en A Zapateira. “Este inmueble era de una entidad financiera, que, tras embargarlo, lo dejó abandonado”, sostiene. Todo ello lleva al presidente de Fegein a exigir tanto a estas entidades bancarias como a la Sareb que se hagan cargo de las propiedades ejecutadas hipotecariamente. “No se puede embargar una vivienda para dejarla vacía y originar un conflicto social. La Sareb, además, es una entidad que no supervisa sus activos inmobiliarios y los deja en estado de abandono, que posteriormente son okupados y no se preocupa en poner las denuncias para que sean desalojados”, comenta Iglesias.

Desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias instan a cambiar la ley de desahucio exprés ya que “la actual no está funcionando”. “El perfil del okupa no tiene nada que ver ya con los años anteriores y con la etapa de la crisis económica, porque por aquel entonces las familias eran embargadas y okupaban para poder vivir en algún sitio, pero ahora se trata de un perfil profesional que busca beneficios económicos”, relata. Por lo tanto, Iglesias ve necesaria la actuación del delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada para que “se manifieste y haga algo. Pedimos que el delito ya no sea un delito penado por una multa económica, sino con prisión menor como efecto disuasorio”, dice.

Para tratar de ayudar a las víctimas de esta práctica, Fegein acaba de poner en marcha un servicio jurídico para dar respuesta a qué hacer en casos de okupación, ya que “la sensación de impunidad está siendo cada vez mayor en todas las ciudades”, asegura.

350 viviendas en riesgo
La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias estima que un total de 350 viviendas se encuentran en peligro de ser okupadas en el área. Estas casas son propiedad de entidades bancarias, Sareb y fondos de inversión, ya que representan “el principal objetivo de los okupas”, advierten desde la federación.

En la ciudad herculina, según el estudio de Fegein, las zonas calientes de la okupación, es decir, los barrios y calles más castigados por esta tendencia son Monte Alto, la avenida de Peruleiro, la calle de La Paz, ronda de Nelle, Agra do Orzán, A Zapateira, Eladio Rodríguez y la calle de Padre Busto. El área de A Coruña es, además, la que más viviendas tiene en riesgo de ser asaltadas (350), seguida por el área de Vigo, con 280; el área de Santiago (160); Ourense, con setenta; y Lugo, con cincuenta propiedades en peligro.

Así, el total de la comunidad gallega suma aproximadamente 1.800 inmuebles que podrían ser asaltados, según los datos del mes de junio que maneja la federación.

Las inmobiliarias solicitan mayor control de las viviendas embargadas